Le acusa de incumplir las directrices

Ciudadanos expulsa del partido a Eduardo de Castro, presidente de Melilla, por ‘caradura’

Los 'naranjas' le habían abierto un expediente disciplinario el pasado 12 de marzo de 2021

Ciudadanos expulsa del partido a Eduardo de Castro, presidente de Melilla, por 'caradura'
Eduardo de Castro. PD

Otro agujero más en Ciudadanos y esta vez se lo han hecho ellos solitos.

La Comisión de Régimen Disciplinario de Ciudadanos (Cs), ha decidido la expulsión del presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla, Eduardo de Castro, «tras incumplir las directrices del partido».

Según una nota de esa formación, «dicho expediente disciplinario se abrió el pasado 12 de marzo y quedó resuelto el pasado martes día 30″. »

Cs manifiesta que los principios e ideario del partido son un marco inquebrantable».

Eduardo de Castro (Melilla, 1957) es un funcionario público que aterrizó en la política con Ciudadanos.

En junio se convirtió en presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla con los votos del PSOE y Coalición por Melilla (CpM), desbancando así a José Imbroda (PP), en el cargo desde el año 2000.

Pasó de ser el único diputado de Cs en la Asamblea de Melilla a convertirse en el presidente.

Era presidente de la ciudad autónoma desde junio de 2019 y decía cosas como: «Yo con Vox no voy ni a recoger billetes de 500″.

Esta expulsión se produce después de que la Fiscalía haya denunciado a este mandatario regional y a otros dos consejeros de su partido por la presunta comisión de un delito de prevaricación al adjudicar el servicio de grúas de la ciudad.

Según informó este 2 de abril de 2021 la formación que lidera Inés Arrimadas, su Comisión de Régimen Disciplinario ha expulsado a De Castro tras tramitar un expediente, decisión que trasciende después de que se conociese que la fiscal jefe de Melilla ha denunciado por un presunto delito de prevaricación administrativa al presidente de Melilla.

De esta manera, Ciudadanos atendió a una queja ciudadana, en la que se relataban supuestas irregularidades cometidas por autoridades de Melilla, incluido el presidente, en torno a la adjudicación del contrato para el servicio de grúa de esta ciudad autónoma.

Este 1 de abril de 2021 se conoció que la fiscal jefe de Melilla acusa de un presunto delito de «prevaricación administrativa» a De Castro y a los exconsejeros de Hacienda Julio Liarte y de Presidencia Paula Villalobos, también de Ciudadanos, por supuestas irregularidades cometidas en la concesión del servicio de grúa de esta ciudad autónoma.

El Ministerio Público ha enviado al juzgado la documentación sobre estas tres personas para «que se incoen las oportunas diligencias previas y se depuren responsabilidades».

Los tres representantes de Ciudadanos contra los que se pide actuar llegaron al Gobierno melillense tras el acuerdo de coalición que lograron con el PSOE para gobernar la ciudad tras las elecciones de 2019.

El último empleo de Eduardo de Castro, antes de meterse en política, fue el de funcionario de prisiones. Antes trabajó en un centro de menores.

Apoyó al rival de Inés Arrimadas

Eduardo de Castro, que apoyó a Francisco Igea en las primarias del partido frente a Inés Arrimadas el pasado año, ha sido el líder de Ciudadanos en Melilla desde la creación de la delegación de la formación naranja en la ciudad autónoma en 2015, dos meses antes de las elecciones municipales de aquel año, en las que fue cabeza de lista.

Cs logró dos escaños en aquellos comicios y se quedó en la oposición junto con Coalición por Melilla (CPM) y PSOE, después de que Populares en Libertad (PPL), con un escaño, llegara a un acuerdo con el PP para alcanzar la mayoría absoluta en la Asamblea de Melilla y revalidar el Gobierno.

En las elecciones de 2019, cuatro años después, De Castro volvió a encabezar la lista de Cs y, pese a la pérdida de respaldo en las urnas, donde logró solo un escaño, este resultó clave para sumar mayoría con los 8 escaños de CPM y los 4 del PSOE, que votaron al único diputado naranja como presidente en la sesión constitutiva de la legislatura.

Aquella sesión plenaria, celebrada el 15 de junio de 2019, estuvo marcada por la tensión y supuso para el PP la pérdida del Gobierno de Melilla después de 19 años.

El PP, que había ganado las elecciones con 10 de los 25 escaños de la Asamblea, sostiene desde entonces que De Castro no cumplió el acuerdo nacional que su partido tenía con Cs para respaldar o, al menos, no impedir, la investidura de Juan José Imbroda como presidente de Melilla.

De Castro afirmó tras salir elegido presidente de Melilla que Cs sabía lo que iba a hacer «desde el primer día», pero no aclaró si tenía el visto bueno de su partido.

Cs, por su parte, de la mano de su entonces portavoz, Inés Arrimadas, dijo que estaban «recopilando información» para «tomar medidas» en los ayuntamientos donde sucedió algo «inesperado», como en Huesca, Burgos o Melilla, si bien días más tarde envió a uno de sus dirigentes nacionales, Miguel Gutiérrez, a la proclamación de De Castro.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído