LA DEUDA DEL PARTIDO MORADO CRECIÓ POR SEIS ENTRE 2018 Y 2019

Pablo Iglesias huyó de Unidas Podemos dejando un pufo de 2,6 millones de euros en pérdidas

Ione Belarra hereda la secretaría general de una formación que tiene sus cuentas manga por hombro

Pablo Iglesias huyó de Unidas Podemos dejando un pufo de 2,6 millones de euros en pérdidas
Ione Belarra y Pablo Iglesias.

Es lo que se llama una herencia envenenada.

El 13 de junio de 2021, mientras la mayor parte de España estará en cuerpo y alma defendiendo en la Plaza de Colón de Madrid la democracia y la Constitución, a pocos kilómetros, en Alcorcón, se estarán repartiendo las migajas que deja Pablo Iglesias en Unidas Podemos.

Ione Belarra será la nueva líder con mando en plaza en la formación morada, aunque desde luego no será un bombón lo que va a tener que comerse la diputada navarra.

Con la huida del ‘marqués de Galapagar‘ de la política activa, ahora sale a la luz el auténtico boquete económico que aqueja a la fuerza comunista desde hace ya algún tiempo.

Tanto es así que ya dentro del propio partido se había alzado la voz en alguna ocasión para reclamar claridad y transparencia con las cuentas de Unidas Podemos.

Muchos tenían la fundada sospecha de que ya no estaba entrando dinero en la formación con la misma frecuencia que en los orígenes y que se podía estar en una situación de quiebra técnica.

Pues bien, esos miedos se han hecho realidad a tenor de lo que este 12 de junio de 2021 publica el diario La Razón.

Unidas Podemos, que llevaba años sin actualizar sus cuentas, tiene, de momento, unas pérdidas que rondan los tres millones de euros.

Y se hace especial hincapié en que ese balance es provisional puesto que se trata del dato referente al año 2019.

Aún falta por conocer el estado de las cuentas en 2020, ejercicio en el que los principales mandamases morados consiguieron pisar moqueta ministerial y vicepresidencial.

La opacidad en las cuentas de Unidas Podemos arranca a partir de 2017, año en el que se descarta hacer auditorías.

Llama poderosamente la atención esta falta de claridad a la hora de poner en limpio los números económicos del partido porque, precisamente, uno de los caballos de batalla de la tropa de Pablo Iglesias era la de afear al resto de partido que no tuvieran actualizado su balance económico anual.

UN DISLATE ECONÓMICO PERFECTAMENTE OCULTADO A LA MILITANCIA

Así las cosas, de 2018 a 2019, Unidas Podemos registró un agujero de 2,6 millones de euros frente a un beneficio en 2018 de tres millones.

Pero hay más. Su deuda a corto plazo se ha multiplicado en un solo año por seis. Si en 2018 era de 435.987 euros, mientras, en el año 2019 ese capítulo se disparaba hasta los 2,7 millones de euros.

Una de las sospechas más latentes era la de que muchos de los altos prebostes de Unidas Podemos habían dejado de donar las cantidades que inicialmente se comprometieron.

Aquello de que los cargos públicos de Unidas Podemos solo iban a percibir un máximo de tres salarios mínimos interprofesionales debió quedar en el olvido.

Las aportaciones de esos responsables se redujeron en 952.022,83 euros (2,8 millones en 2018 y 1,9 en 2019) y las cuotas y donaciones en 192.201,86 euros (984.850,24 euros en 2018 y 792.648,38 y 984.850,24 en 2019), que corresponden a cuotas de afiliados y donaciones.

Los ingresos de origen público, subvenciones, aportaciones de grupos institucionales y imputación de subvenciones para gasto de seguridad, también se vieron reducidos en 4,1 millones de euros y los ingresos de origen privado,  ingresos de afiliados y de cargos públicos y donaciones y legados cayeron en 1,2 millones.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Lo más leído