"Las prácticas de Teodoro García Egea son indeseables"

Cayetana Álvarez de Toledo: «No tengo ninguna alianza con Ayuso para desestabilizar a Casado, es pura ficción»

"Deberíamos haber convertido el Congreso de elección de Ayuso al frente del PP de Madrid en una fiesta para los militantes y en un paso más del viaje de Casado a La Moncloa"

Cayetana Álvarez de Toledo: "No tengo ninguna alianza con Ayuso para desestabilizar a Casado, es pura ficción"
Cayetana Álvarez de Toledo.

Aún no hay cifras oficiales.

Pero si fuera simplemente por las menciones, el libro de Cayetana Álvarez de Toledo, ‘Políticamente indeseable‘, debería de ser uno de los más vendidos en España en las últimas semanas.

La diputada del Partido Popular, defenestrada en el verano de 2020 como portavoz de su grupo parlamentario en el Congreso de los Diputados, sigue dejando claro que no entiende la postura de Génova 13 contra Isabel Díaz Ayuso.

En una extensa entrevista en el diario ABC este 27 de noviembre de 2021, la política conservadora insiste en que con su libro solo pretende allanar el camino de Pablo Casado hacia La Moncloa, pero que también se valore en su justa medida el trabajo de la presidenta de la Comunidad de Madrid:

Es un libro escrito para que Pablo Casado sea presidente del Gobierno. Para que alcance no solo el poder, sino el Gobierno. Es decir, para que cambie España a mejor. Por lo demás, pocas cosas dan más oxígeno a Sánchez que organizar una campaña contra la única líder que de momento le ha derrotado.

Denuncia ciertas prácticas indeseables en el seno de la formación de Génova 13:

La confusión entre la autoridad y el autoritarismo en la gestión de los grupos humanos y ese miedo, o esa inseguridad o desconfianza en nuestras capacidades para ser una alternativa política, ideológica y cultural.

Sobre el secretario general del PP, Teodoro García Egea, al que acusa de practicar una política de pelotas y peloteo, aclara que:

La palabra indeseable no la he utilizado jamás contra una persona. Es como llamar a una persona vil. Son palabras muy fuertes. Si me pregunta por el secretario general y su manera de gestionar el PP, sus prácticas sí son indeseables. A las pelotas y el peloteo añado la puerilidad. Son prácticas de patio de colegio, se nos trata a los diputados como si fuéramos menores de edad. Yo propongo una profunda revisión incluso del reglamento del Congreso para dar más autonomía, capacidad de iniciativa y perfil propio a los diputados.

Álvarez de Toledo, que afronta su segunda etapa en el PP, asegura que ahora todo es distinto a la etapa anterior en la que tuvo que marcharse:

No he tropezado en la misma piedra. Volví al PP con una enorme ilusión y porque Casado me convenció de que las cosas esta vez serían distintas. Sobre los solistas, creo que un partido necesita grandes figuras y muchos líderes que destaquen, y que todo lo que sea aplanar y nivelar para que nadie destaque va en contra del interés del partido.

Recalca que ella no tiene ningún tipo de pacto con Ayuso para confabular contra Casado:

Es una fantasía, una ficción. No hay ninguna alianza.

«LA BATALLA PARA QUE AYUSO NO PRESIDA EL PARTIDO EN MADRID ES PERJUDICIAL»

Apunta que lo que no es de recibo es poner palos en las ruedas de la política que más ilusión ha generado entre el electorado popular:

Ayuso es una señora que ganó unas elecciones de manera espectacular en Madrid, que dio al PP una oportunidad de ser alternativa y a Pablo Casado, concretamente, la oportunidad de ser presidente el Gobierno. Lo que tenemos que hacer es construir a partir de esa victoria. El problema es que nos estamos dedicando a sabotear la ilusión creada en Madrid. De ahí mi absoluto estupor, compartido por la inmensa mayoría de los votantes del PP y hasta de otros partidos, ante la campaña que se ha organizado para evitar que presida el PP de Madrid. No tiene ningún sentido. Es una batalla estéril que no va a ninguna parte, que perjudica al partido y que nadie entiende.

Insiste en que es absurdo temer dentro del PP el papel de Ayuso:

El miedo es el peor consejero, en la vida y en la política. Insisto: Casado no debe tener miedo ni a Sánchez, ni a VOX, ni a Ayuso, ni a Feijóo. Yo le pido que no tenga miedo a la libertad. Que no ceda el poder a Teodoro ni los principios a VOX. El liderazgo y el futuro están en sus manos. Sin miedo va a conseguir construir la alternativa que España necesita.

Y cree que personalismos como los de Ayuso son buenos para el partido:

Pero cómo pueden los personalismos destruir la ilusión de los españoles en una alternativa. Estamos locos. Cómo puede una batalla tan menor y tan irrelevante destruir esa ilusión. Es una auténtica locura. Es una operación que nadie puede entender. El sentido común dicta que una señora que acaba de arrasar en Madrid, ha derrotado a Sánchez, ha expulsado de la política a Pablo Iglesias, ha contenido el voto de VOX, ha forjado una mayoría con el apoyo de sectores que no habían votado al PP, sea también presidenta del PP de Madrid. Como otros barones, por cierto, en sus territorios. ¿Por qué solo ella no puede serlo? ¿Cuál es la razón? Este asunto debería haberse resuelto en tres segundos. Deberíamos haber convertido el Congreso de elección de Ayuso al frente del PP de Madrid en una fiesta para los militantes y en un paso más del viaje de Casado a La Moncloa.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Lo más leído