La medida también podrá beneficiar a los venezolanos, argentinos y uruguayos

La estrategia desesperada de Podemos para ‘cargarse’ a la derecha con la ayuda de Marruecos

El partido de extrema izquierda pone sus esperanzas electorales en los más de 600.000 marroquíes que viven en España para evitar su desaparición política

Ione Belarra
Ione Belarra PD

Podemos está trazando una desesperada estrategia para intentar reflotar electoralmente.

El partido de extrema izquierda, al borde de la extinción por sus nefastos resultados y aún peores previsiones en las encuestas, quiere aprovechar a los 666.025 marroquíes (datos de la Secretaría de Estado de Migraciones) que viven en España para dar ‘cargarse’ a la derecha.

El objetivo de Podemos es dotar a los inmigrantes -que actualmente no cuentan con derecho de sufragio reconocido- de la opción de participar en las elecciones municipales con la esperanza de que se conviertan en su gran motor electoral por el ‘efecto agradecimiento’.

Como indica OkDiario, el principal socio del PSOE de Pedro Sánchez se aferra a una proposición no de ley de Junts per Catalunya en el Congreso de los Diputados para intentar ‘salvar los muebles’.

“Todas las medidas dirigidas a reconocer derechos políticos a las personas extranjeras o migrantes que viven aquí, que están levantando la economía con su trabajo, nos parecen de justicia e impostergables”, esgrime el partido de Ione Belarra.

El debate se produjo hace unos días en la Comisión Constitucional del Congreso y, en el mismo, Podemos reclamó además la regularización de medio millón de inmigrantes ilegales. 

Una petición que considera «de justicia» y que hasta el momento ha sido rechazada por sus socios del PSOE.

El tiro por la culata

La estrategia de Podemos puede acabar siendo un tiro al pie.

No solo porque no cuenta con ninguna garantía de que los miles de marroquíes acaben votando al partido de extrema izquierda, sino porque la proposición de Junts reclamaba, en concreto, impulsar acuerdos internacionales bilaterales de reconocimiento del derecho al sufragio local con más países no miembros de la UE y retomar los iniciados en 2011, y pendientes de culminación, con Venezuela, Marruecos, Argentina y Uruguay.

Es importante recordar que, por ejemplo en el caso de los venezolanos, existe una gran comunidad en el territorio español y en su gran mayoría muy contraria a los Podemos (por su apoyo al régimen de Nicolás Maduro) y al PSOE por el papel que han tenido figuras como José Luis Rodríguez Zapatero en Venezuela.

Los socialistas saben que tienen las de perder. Por eso, la portavoz en la Comisión, Susana Sumelzo, aceptó impulsar nuevos acuerdos, pero, en el caso de Marruecos o Venezuela, reclamó contar con «un estudio previo de la legislación de estos países».

En 2019, en su programa electoral, el PSOE sí se mostraba, en cambio, partidario de «reformar el principio de reciprocidad» mediante una reforma constitucional.

El artículo 13.2 de la Constitución establece que «solamente los españoles serán titulares de los derechos reconocidos en el artículo 23 [derecho al voto “en elecciones periódicas por sufragio universal”], salvo lo que, atendiendo a criterios de reciprocidad, pueda establecerse por tratado o ley para el derecho de sufragio activo y pasivo en las elecciones municipales”.

Medidas desesperadas

El pasado 31 de mayo, el Gobierno PSOE-Podemos demostró que es capaz de todo para intentar vencer al PP-VOX, incluso de utilizar al Consejo de Ministros con fines partidistas.

Durante la comparecía en la rueda de prensa habitual posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo no se percató de que las cámaras podían captar el documento que llevaba en sus manos y que acabaría poniendo a Pedro Sánchez contra las cuerdas por utilizar el Consejo de Ministros para boicotear al PP-VOX.

En las manos de la ministra se puede observar cómo está una página titulada “Documento rdp del Consejo de Ministros”.  Una imagen captada por Jaime García, fotógrafo de ABC, y que evidencia hasta qué punto las comparecencias del Gobierno se plantean como un acto de propaganda político y de ataque a la oposición.

No hay lugar para las dudas. La instantánea permite leer la primera página del documento, donde se indica que “el Consejo de Ministros se reúne a las puertas del comienzo formal de la campaña de las elecciones autonómicas andaluzas, cuando las encuestas apuntan a que Moreno Bonilla [Juan Manuel] necesitaría a VOX para gobernar y a una una izquierda desmovilizada”.

Es importante destacar que las elecciones de Andalucía es algo perfectamente ajeno a los asuntos que (se supone) tratan los miembros del Gobierno en su reunión de trabajo semanal.

El texto habla también, en pura clave electoral, del ‘efecto Feijóo’ o de las diferencias entre el actual líder de la oposición y su antecesor como presidente del PP, Pablo Casado.

Una evidencia que echa por tierra las mentiras lanzadas por el PSOE y Unidas Podemos, ya que figuras como Isabel Rodríguez y la propia Yolanda Díaz han negado que desde la mesa de la sala de prensa de La Moncloa se hacen valoraciones políticas o se comentan las actuaciones o declaraciones de los distintos partidos.

ENCUENTRA LOS PRODUCTOS QUE TE INTERESAN

¡¡¡ BÚSQUEDA DE LAS MEJORES OFERTAS ONLINE !!!

Obtener los mejores resultados de tu búsqueda de productos

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Lo más leído