colosal síntesis

Cayetana Álvarez de Toledo define como nadie qué es el sanchismo: «Es la mentira, la chulería y el oportunismo»

"El sanchismo es un proyecto de poder a largo plazo", advierte

Una de las voces más lúcidas dentro del Partido Popular es la de Cayetana Álvarez de Toledo.

Es una esgrimista de la palabra, capaz de desarmar a cualquier interlocutor siempre cuidando las formas y la educación.

Pero además, es una mente que suele realizar reflexiones oportunas y en el punto. Por eso, hemos aprovechado, cuando faltan menos de siete días para el debate de investidura, para rescatar su brillante definición del sanchismo.

“El sanchismo no es sólo una forma vulgar de hacer política. Es decir, la mentira, la chulería y el oportunismo. Esos andares de galán de tranvía. El sanchismo es un proyecto de poder a largo plazo y su objetivo escencial es la liquidación de la España constitucional pactada en el año 78”.

Explica que todos los ‘grandes logros’ de Sánchez tienen como objetivo la sustitución del orden institucional por un caos en el cual pueda mandar “por descarte”.

Luego, procede a hacer una amplia relación de todos los desmanes perpetrados por su nefasta labor al frente de La Moncloa:

«El indulto de los líderes del 1 de octubre, la derogación del delito de sedición, la rebaja del delito de malversación, el blanqueamiento de Bildu, el asalto a la Justicia, la colonización de las instituciones, la ley de Memoria antidemocrática, la agitación del guerracivilismo, la reivindicación de la Segunda República como una etapa luminosa, la expulsión de la Guardia Civil del País Vasco, de Navarra y de donde sea, los ataques directos o sibilinos a la Corona, la demonización de la oposición, todo eso forma parte de un plan para sustituir el orden constitucional por un caos en el que Sánchez mande, a él le gustaría reinar, por descarte».

Y no duda en subrayar que Pedro Sánchez, si de él dependiera en exclusiva, procedería a hacer añicos el Estado de Derecho en España:

«Lo que preside este señor no es un Gobierno en sentido estricto, sino un proceso de ruptura. Y ese proceso sigue, de momento, en marcha».

Esta colosal síntesis de lo que significan tanto Pedro Sánchez como el sanchismo la subió a sus redes sociales a principios del mes de julio y la ha vuelto a rescatar en este momento de incertidumbre por la posibilidad de que el socialista pueda formar gobierno reeditando un Frankenstein aún más deforme porque debe incluir a la extremaderecha catalana con el sí de Junts.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído