Política
Encuesta¿Cómo debe actuar la prensa ante las teorías alternativas de una tragedia?

"Un error humano y 148 muertos", así comenzaba un documental de EITB emitido hace cuatro años referido a la tragedia del monte Oiz del 19 de febrero de 1985, de la que este domingo se cumplen 27 años.

Un avión con 148 pasajeros de la compañía Iberia, el 'Alhambra de Granada' se estrellaba en el monte Oiz. No hubo supervivientes. El Boeing 727 que debía hacer la travesía Madrid-Bilbao, con una tripulación que conocía a la perfección el trayecto, había quedado reducido a un amasijo de chatarra y cuerpos humanos destrozados. 

La historia oficial es que el avión chocó con una antena de la televisión vasca EITB, lo que provocó su caída a una velocidad de 300 kilómetros por hora. Pero también existieron otras versiones...

Entre las víctimas de aquel vuelo destacaba el militar Gabriel Gómez de las Roces, hermano del que fuera presidente de Aragón y el que fuera ministro franquista Gregorio López Bravo, uno de los tecnócratas del Opus Dei, que sería miembro inicial de Alianza Popular.

También había ejecutivos y altos funcionarios. Entre ellos Roberto Albandor, concejal de Euskadiko Ezkerra (EE), Julián Feijoo, ingeniero de Iberduero, Jordi Lluch, agente de Cambio y Bolsa y asesor económico de la Generalitat, África Jaén, presidenta del Fondo de Promoción de Empleo en Bilbao, Gonzalo Guzmán Eguez, ministro de Trabajo de Bolivia, Gonzalo García Anteló, representante del "Babcok Wilcox" o el prestigioso doctor José Ángel Portuondo, impulsor del primer servicio de fertilización "in vitro".

TEORÍA DEL ATENTADO DE ETA

Aunque el juzgado de Guernica archivó el caso como un accidente, durante mucho tiempo han existido algunas evidencias y más que serias dudas sobre si la tragedia del vuelo fue un atentado de ETA. Esta teoría se basaba en varios datos: se habían recibido amenazas de bomba, había confidencias no contrastadas de que subrepticiamente se había vendido un misil strela en Brujas con destino desconocido y dos importantes figuras políticas habían anulado su viaje en aquel vuelo.

Esas dos personalidades eran Marcos Vizcaya, portavoz del PNV y cofundador de Eusko Alkartasuna y Francisco Fernández Ordoñez que fuera ministro de Justicia con UCD, que ese mismo año sería nombrado ministro de Exteriores con el PSOE. Se llegó a hablar de que un gobernador civil desde su casa, en la calle Lagasca de Madrid, habría llamado a Fernández Ordoñez el día anterior avisándole para que no cogiera el vuelo.

Uno de los defensores de la teoría fue Santiago Cid Mañuz, amigo del comandante del avión de la Tragedia con su libro 'Oiz-85 atentado'.

En el diario Ya, firmando con el seudónimo Manuel Can, se publicó el 20 de diciembre de 1987 un artículo en el que se insistía en las dudas que existían sobre la "versión oficial" de la tragedia del monte Oiz.

Repasando las notas de aquella época, se pueden llegar a percibir algunas de las razones que pudieron existir entonces para entender el tratamiento que se le dio al accidente: Si se reconocía que el accidente fue producido por un atentado terrorista, las víctimas no cobraban indemnización alguna. Cosa que no ocurriría si se aceptaba que la tragedia era producto de un accidente.

El artículo del Ya especulaba con la teoría de que el avión podría haber sido derribado por un misil. El texto de Manuel Can añade que la organización terrorista ETA había amenazado con hacerlo estallar por los aires el día anterior. El avión fue revisado en Barajas durante 30 minutos hasta que se comprobó la falsedad de la alarma.

Además, explica que policía y medios, tras el accidente, recibieron comunicados de ETA reivindicando el atentado, pero que no se les concedió credibilidad, entendiéndose como anónimos que querían hacerse pasar por terroristas.

ALFONSO ARTESEROS A PD: "UN POLÍTICO ME DIJO QUE HABÍA SIDO ETA"

El presentador de 'España en la Memoria' (Intereconomía), Alfonso Arteseros, perdió a un amigo en la tragedia del monte Oiz. Arteseros, en conversación con Periodista Digital, corrobora lo dicho en su libro, de que el accidente fue un atentado de ETA.

El periodista y presentador relata que un importante político le confirmó el tema. También que durante una visita al museo de la Guardia Civil le enseñaron un tubo y le dijeron "a ti que te gusta la historia, este fue utilizado para derribar el avión que se estrelló en el monte Oiz".

El tubo en cuestión había sido requisado en la 'Operación Sokoa', famosa redada antiterrorista contra ETA de noviembre de 1986, obtenida gracias a un chip oculto en unos misiles que lograron los terroristas.

Para Arteseros, la información oficial dada sobre lo ocurrido en Oiz es comparable a la dada ante la tragedia del Hotel Corona de Aragón. En aquella ocasión se dijo que el incendio lo causó un accidente en la churrería de la cocina, pero años después, en 2000, a aquellas víctimas se les reconoció como víctimas del terrorismo.

En el caso de las víctimas del monte Oiz no hay unanimidad, ya que algunas sí se consideran víctimas de un atentado terrorista, mientras que otras lo consideran un simple accidente.

EL MALETÍN DE GÓMEZ DE LAS ROCES

Fuentes de la investigación de aquella época afirman que todo lo que iba en el avión se recuperó, hasta las tarjetas que iban en los portafolios de los viajeros. La única excepción la constituyeron las maletas que portaba el hermano del presidente aragonés Gómez de las Roces. En las que se sospechaba que iban los planos y documentos correspondientes a la central nuclear de Lemóniz.

DEMANDAS CONTRA CEBRIÁN Y PEDROJOTA

Hubo otra historia mediática en torno a la tragedia del monte Oiz: los pleitos de la familia del piloto del vuelo contra los medios que insinuaron que él era el culpable de la tragedia.

La familia del comandante José Luis Patiño demandó por la vía civil a los entonces directores de El País y Diario 16, Juan Luis Cebrián y Pedrojota Ramírez, respectivamente, por artículos que consideraron despectivos contra el piloto. El País calificó al piloto de volar "de forma irreflexiva" y de ser "conflictivo en sus relaciones personales", mientras que Diario 16 le catalogó de "cachondo mental" que "vivía con una mujer" que no era su esposa a la que había dejado embarazada.

La demanda también incluía a las editoras: el Grupo PRISA de Jesús Polanco y el Grupo 16 de Juan Tomás de Salas. Al final, el Tribunal Constitucional absolvió a Cebrián y a Polanco, pero no a Ramírez y Salas, que fueron condenados a pagar seis millones de pesetas a la familia Patiño.

ISMAEL MEDINA: "LA GUARDIA CIVIL ENCONTRÓ UN LANZAGRANADAS"

En 2006 el gran periodista de investigación Ismael Medina, fallecido en 2011, escribió en Vistazo a la prensa sobre la tragedia del Monte Oiz avalando la tesis de que fue un atentado de ETA:

La investigación técnica demostró que el "Alhambra de Granada" iba ya en caída libre cuando tropezó con la antena instalada en el monte Oiz. Una anciana casera declaró que vio caer el avión tras una llamarada antes de alcanzar la antena. Uno de los motores fue encontrado a distancia de dicho monte, aproximadamente a la altura de donde la anciana dijo que entró en caída al tiempo de la llamarada. El motor fue entregado aceleradamente al Mossad para su análisis y nunca se ha sabido más de él.

No se tomó la precaución, como es habitual, de cerrar de inmediato la zona del siniestro a curiosos o interesados que bien pudieron arramblar con piezas vitales para la investigación. Se ocultó con presteza que la Guardia Civil encontró un artilugio lanzagranadas en un altozano próximo a la línea habitual de descenso de los aviones con destino a Bilbao.

¿A qué pasajero o pasajeros pretendían los inductores del atentado sellar la boca con la muerte? Es la pregunta clave que a nadie interesó desentrañar. ¿Acaso la de Gregorio López Bravo? Un amigo que conversaba frecuentemente con López Bravo me dijo que en las dos últimas reuniones lo encontró muy decepcionado ante el desarrollo de los acontecimientos políticos en España y le insinuó que estaba dispuesto a sacar a la luz graves secretos que conocía.

¿Acaso lo sabía alguien importante al que las eventuales revelaciones del ex ministro podían afectarle? El periódico "Ya" comenzó a publicar unos reportajes sobre el caso en los que se recogían algunos de los datos antes anotados y algunos más. El tercero, harto más explícito, no vio la luz. Fue secuestrado. Así me lo confesó su autor, no periodista, con el que había intercambiado información.

SUPUESTOS ERRORES HUMANOS

Tampoco han faltado versiones más discutidas, como la de que fue un "error humano". Julio Zabala Matteini, hijo de una de las víctimas de la tragedia del monte Oiz y piloto de profesión explicaba en una entrevista en 2008 a ETB que el accidente lo causó una cadena de errores, entre los estaba, por ejemplo, que en las Cartas de Navegación de Iberia no estaba señalizada la antena de la televisión vasca.

La tragedia del monte Oiz forma parte ya de la historia de la crónica de sucesos y de la historia mediática de nuestro país.