Política
Ana Julia Quezada, la 'mantis religiosa'. EP

El programa de La Sexta Expediente Marlasca ha desvelado una serie de imágenes y grabaciones de Ana Julia Quezada, en prisión a la espera de juicio por el asesinato del niño Gabriel Cruz, el pasado invierno, en Almería (La repugnante carta que ha escrito la bruja de Ana Julia contra el padre del pequeño Gabriel ).

Al parecer, una semana antes de ser arrestada, la entonces novia del padre del pequeño ya tenía micrófonos colocados en su casa y en su coche y se le hacían seguimientos por parte de la Guardia Civil, como principal sospechosa del caso, mientras sus seres queridos buscaban al pescaíto, como le decían cariñosamente (El misterioso mensaje que un yihadista ha enviado a la embrujada Ana Julia ).

Este programa ha sacado a la luz los audios de algunas de las grabaciones de estos micrófonos, así como las imágenes captadas por los agentes que provocaron la detención de Ana Julia, según recoge huffingtonpost.

En estas fotografías se puede observar a la asesina trasladándose a la parcela familiar de Rodalquilar, donde enterró al niño, cómo espera a que se desactive la alarma, cómo levanta unos tablones del suelo con los que cubrió la fosa...

A continuación, Ana Julia sacó el cadáver del pequeño para introducirlo en el maletero de su coche.

Ya en su vehículo con el cuerpo de Gabriel en el maletero, el micrófono de los agentes graba a Ana Julia hablando consigo misma:

"¿Dónde lo puedo llevar yo? No, no puedo... ¿No quieren un pez? Le voy a hacer un pez... mis cojones".

Minutos después, Ana Julia fue detenida. En su primera confesión ante la Guardia Civil, la homicidad defendió que el crimen se produjo cuando ambos comenzaron "a pelearse por un hacha" con la que el niño estaba jugando fuera de la casa y al final, "con rabia, acabé asfixiándole".

La autora confesa del crimen se enfrenta ahora a prisión permanente revisable, la pena que las acusaciones ya han anunciado que pedirán para Ana Julia Quezada.

Será juzgada por un juzgado popular por asesinato, pero no por detención ilegal.