Política
Mario Biondo y su ataúd TW

Un terrible trance por el que han tenido que volver a pasar los padres y familiares del cámara Mario Biondo, muerto en extrañas circunstancias durante la madrugada del 30 de mayo del año 2013. Pero no queda otra. Volver a ver el cuerpo sin vida, embalsamado, del infortunado cámara, ha sido paso obligado para iniciarse este lunes 5 de noviembre de 2018 la tercera autopsia en el Instituto Anatómico del Policlínico de Palermo. (El revés de la madre de Mario Biondo a Raquel Sánchez Silva: "Nunca lloró, dijo que murió con un juego erótico").

A primera hora era exhumado y los familiares, segun da cuenta 'El Español',

"no están tranquilos. Imagínate volver a ver el cuerpo de su hijo y todo lo que conlleva. Pero es fundamental para saber la verdad".

La familia Biondo ha decidido contratar a un equipo de expertos privados encargados de efectuar los exámenes requeridos sobre el cadáver de Mario. Entre los médicos de parte se encuentran el profesor Mariano Cingolani, médico forense, el profesor Maurizio Cusimano y la toxicóloga Federica Umani Ronchi.

La familia Biondo en la exhumación del cadáver de su hijo.Los exámenes médicos incluyen rayos X y un TAC. Los peritos nombrados por la fiscalía tendrán 60 días para entregar los resultados definitivos

La Fiscalía de Palermo tiene motivos para creer que Mario Biondo fue asesinado. Desde el principio aceptó el homicidio como posibilidad pero al estudiar los informes periciales de cinco expertos propuestos por la familia, la hipótesis de la muerte accidental o por suicidio ha quedado prácticamente descartada.

"Hoy es otro día de gran dolor pero debemos ser más fuertes que antes para hacerle justicia a nuestro Mario. Lo mataron y los culpables tendrán que pagar por lo que hicieron con todos nosotros. Han desgarrado un trozo de nuestro corazón",

dice Santina D'Alessandro, madre del malogrado operador de cámara, segñun da cuenta 'La Vanguardia'.

De no ser por la tenacidad de los Biondo, la muerte del entonces esposo de la presentadora Raquel Sánchez Silva habría sido olvidada por todos, sepultada bajo el sello de suicidio, una vez archivadas las escasas diligencias de investigación llevadas a término en España. 

Realizado el laborioso examen, el cuerpo de Mario será trasladado a un panteón familiar en el cercano cementerio de Montelepre.