Política
María Gombau, detenida en una manifestación violenta del 11M. EP

Dos 'tirados', siempre al límite y con problemas constantes de tanto fumar yerba y comer setas alucinógenas (La Guardia Civil logra que la madre confiese y encuentran muertos a golpes a los dos niños desaparecidos en Valencia).

Recogían agua con garrafas de una fuente cercana, trataban de arreglar el chalé abandonado que okupaban de manera irregular y vivían de empleos precarios y ayudas que recibían de vecinos y asociaciones benéficas de su entorno.

María y Gabriel aseguraban ser seguidores de la sociedad secreta de los 'Illuminati' y muchos allegados a la pareja ya eran conscientes de que sufrían problemas mentales. De hecho, era la abuela la que solía hacerse cargo de los pequeños y de llevar comida a la pareja, que vivía en una casa de campo okupada.

"Los cuentos de hadas siempre acaban bien, pero la magia está en el no pecar".

Eso cantaba Gabriel Salvador, el padre de los dos niños asesinados y enterrados en Godella (Valencia), mientras María Gombau, la madre graba el vídeo para subirlo a redes sociales acompañado de un "Te amooooooo, gracias".

En una de las paredes medio derruidas podía leerse: "Vais a morer todis".

Hoy los dos están detenidos y a la espera de pasar a disposición judicial por el asesinato de sus dos hijos, el pequeño Amiel, de tres años y medio, y Rachel, de cinco meses.

Acabaron con su vida a golpes y fueron hallados enterrados en el entorno de la casa en la que vivían como okupas junto a una urbanización de lujo en Godella (Valencia).

La pareja llevaba una vida hippie en una casa insalubre, medio derruida, sin luz ni agua ni enseres adecuados para criar a dos bebés. Era su forma de protestar contra el sistema.

María, con familia acomodada, se consideraba una antisistema. Ecologista capaz de criticar la tala de árboles, se mostraba muy sensible con las reivindicaciones de los pueblos indígenas sudamericanos y había tomado parte activa en las protestas del movimiento 15M, lo que le llevó a ser juzgada y condenada a trabajos sociales.

La imagen que acompaña estas líneas fue tomada el 9 de junio de 2011 durante una protestas de las organizaciones del movimiento 15M, con el que María ha estado siempre muy implicada.

Junto a un grupo de indignados, María protestaba en las inmediaciones de la sede de las Cortes Valencianas con motivo de la constitución del Parlamento autonómico tras las elecciones que ganó Francisco Camps por mayoría absoluta pese a estar imputado en Gürtel.

La jornada acabaría con ella y otros cuatro activistas detenidos acusados de agredir a varios policías nacionales. Los cinco jóvenes fueron denunciados, juzgados y condenados en primera instancia por el Juzgado de lo Penal número 3 de Valencia.