Política

También es conocida como 'tucibí' o 'cocaína rosa': es una sustancia sintética que produce efectos similares a los de la metanfetamina. "Lo característico de sus efectos, que se producen entre una o dos horas después de tomarla, es que produce un efecto eufórico y alucinógeno. Con dosis muy elevadas se pueden vivir efectos de pánico", explica Elena Cogollo según lasexta, teniente de la Guardia Civil. (La Guardia Civil alerta de esta estafa que llegará a tu mail para robar tus datos, contraseñas y dinero)

La 'pantera rosa' es conocida en algunos países como la 'droga de la élite', por su elevado precio. "En España, no existen muchos datos de consumo hasta el momento, pero está constatado que en Valencia y Cataluña es donde más se consume, sobre todo en fiestas de tipo rave", asegura la teniente. (Alerta de la Guardia Civil sobre una peligrosa señal que dejan los ladrones en la puerta de tu cas)

El mayor productor de esta sustancia es Colombia. "En España no hemos encontrado ningún laboratorio donde se haya fabricado y se sospecha de que venía importada, junto a otras drogas, desde el país americano", explica Cogollo.

Sobre cuales son los lugares donde los traficantes guardan estas sustancias, la oficial asegura que la droga puede esconderse en lugares inimaginables. "Es como el juego del ratón y el gato: los traficantes intentan que nosotros no la encontremos. Se pueden ver en el interior de bombonas de butano, radiadores, dentro de fruta e incluso en claveles", señala.

Como un goteo incesante se vienen registrando en los últimos tiempos distintas aprehensiones de la llamada «pantera rosa» o «cocaína rosa», que en realidad no es otra cosa que una metanfetamina (derivada del MDMA) carísima y muy dañina que puede causar incluso la muerte. El compuesto original es 4-bromo-2,5-dimetoxifeniletilamina. La Policía Municipal, por ejemplo, se ha incautado de distintas cantidades en distritos como Usera, Arganzuela y Vallecas. En estos casos, en pequeñas dosis e incluso en entornos de conciertos de música. Pero también la Guardia Civil ha desmantelado hace unos días un entramado que surtía de esa sustancia a clientes en mayor número y con ramificaciones en Colombia, donde tiene su origen este fenómeno, según recoge Carlos Hidalgo en ABC.

Tan es así, que a su supuesto «rey», el antioqueño Alejandro Montoya Hincapié, alias «Alejo Tusibí», a quien también se le conoce como el «Pablo Escobar de las anfetaminas». Llamada 2CB (o «tucibí», por la fonética de sus siglas en inglés), se trata de una sustancia sintética que comenzó a distribuirse hace pocos años por fiestas de «aniñados» (como se conoce en Ecuador a los «pijos») de Samborondón (Guayaquil), pero también de la propia Colombia,Perú, Estados Unidos, Panamá y Chile, como quedó probada en una operación contra la banda de los Pri, liderada por un individuo apodado «Fokus».

Pero pronto dio su salto a Europa. En Madrid, la Policía Municipal ha arrestado a una mujer en un control de vehículos que conducía de manera sospechosa por Usera. En el bolso llevaba 11 bolsitas de tucibí. También se han producido detenciones en el Parque Rodríguez Sahagún (Arganzuela) y otro de Vallecas, durante un concierto de música electrónica. Porque esta sustancia, extremadamente adictiva y que se esnifa en polvo, se está prodigando en las llamadas fiestas «rave» o salvajes; no solo en Madrid, sino en ambientes del Levante y Cataluña. Los distintos Cuerpos policiales están en alerta ante el repunte que se está produciendo.

Aunque parezca contradictorio, también se la conoce como la droga de la clase alta por su precio: en el «mejor» de los casos, un gramo puede alcanzar los 100 euros, prácticamente el doble que el de la cocaína, que oscila entre los 50 y los 60, dependiendo del «camello» y de la pureza. Algunas fuentes policiales señalan que el coste por esos cien gramos o «pollo» puede llegar a los 900 euros, aunque en casos excepcionales.

Es en esta época del año cuando su tráfico crece, por la cercanía de la época estival. El producto llega desde Colombia, generalmente, y viaja hasta Madrid, donde es almacenada y distribuida. Pero buena parte llega en verano a Ibiza, de cara a las fiestas interminables que se celebran en la isla balear, tanto en ambientes discotequeros como en algunos «chill-out» de moda.

Hace unos días, en la operación Benás, la Guardia Civil detuvo a 20 personas en Madrid, Guadalajara, Burgos y Huesca que se dedicaban al tráfico de cocaína y hachís, pero también de «pantera rosa».

No era la primera investigación a primer nivel. En julio de 2016, la Policía Nacional practicó nueve detenciones en una redada en Madrid. Ocho de los nueve detenidos eran ciudadanos colombianos. Para sintetizar la sustancia, que se suele consumir en dosis de 16 a 24 miligramo en polvo, son necesarios conocimientos químicos.