Política
Rocío Pérez Trueva y Jacob San Emeterio, (Podemos). EP

Los han pillado con el 'carrito del helado' (Policía y Guardia Civil buscan a este asesino marroquí "extremadamente violento y peligroso").

La Guardia Civil ha trincado con la smanos en la masa a la número dos de Podemos al Ayuntamiento de Laredo (Cantabria) Rocío Pérez Trueba, de 36 años, y al número ocho de la lista, Jacob san Emeterio, que ocultaban en su vivienda una instalación 'industrial' para el cultivo y comercialización de marihuana.

En el registro del chalet en la localidad de Ampuero, donde se encontraba el montaje, se encontaron dos sacos con más de 2 kilos de 'yerba' seca, junto con una instalación capaz de soportar el cultivo de un total de 500 plantas de marihuana.

Asimismo, se descubrió un enganche ilegal de luz a la red eléctrica para alimentar la compleja instalación.

La Guardia Civil comenzó a investigar a Pérez y San Emeterio el pasado mes de enero tras recibir informaciones sobre la extraña conducta de estas dos personas, que frecuentaban una urbanización de Ampuero.

Gracias al operativo de vigilancia puesto en marcha, los efectivos consiguieron indicios de que se podía estar cultivando marihuana en el interior de la vivienda vigilada.

Tras producirse las detenciones por un presunto delito contra la salud pública, que tuvieron lugar ayer y de las que ha informado hoy la Guardia Civil, ambos abandonaron el partido y se comprometieron a renunciar a su acta de concejales en caso de salir elegidos, ya que «la lista ya no se puede modificar».

DOS CARADURAS DE CUIDADO

La candidata podemita detenida por la Guardia Civil publicó en la propia web del partido el pasado 4 de abril de 2015 que entendía las problemáticas de los ciudadanos de su comunidad, ya que eran las mismas las suyas.

"Gracias a mis hijos, me he dado cuenta que ellos son el futuro, considero que dejándolo en manos de los políticos actuales ese futuro es muy incierto, por eso, creo que ha llegado el momento de que nuestra comunidad luche por este cambio tan necesario y, por todo ello, me ofrezco a los ciudadanos de mi comunidad, pues entiendo sus problemáticas, porque son las mismas que las mías".

El número 8 del partido expresaba en la web que cree en la honestidad, en la transparencia y en ser respetuoso con las normas.

"Han sido varios de los compañeras/os, antiguos y nuevos, los que me han dado un empujón para que presente esta candidatura a un órgano en el que considero muy útil e importante, Creo en el respeto mutuo, y me presento al Consejo Ciudadano porque creo en la honestidad, en la transparencia y en ser respetuoso con las normas. Confío en que abramos una nueva etapa en la que seamos fieles al espíritu fundador de Podemos y no a intereses particulares o luchas de poder. Espero que desde el Consejo Ciudadano podamos hacer una labor constructiva en ese sentido. En todo caso mi actuación siempre se conducirá por el respeto y humildad, creo que es aquí donde ahora soy más útil para conseguir que EL CAMBIO siga avanzando."