Unir la AVL y el CVC ahorraría 3 millones

Eso es lo que calculó el diario Levante-EMV, aunque se deduce que lo que propone es la desaparición del CVC. No se chupa el dedo este diario de tendencia catalanista, habida cuenta de que la creación de la AVL responde al mismo interés que tuvo la del CVC, pero de un modo mucho más sofisticado.
El informe del citado diario, que cataloga al CVC como un organismo cuya función es la de colocar a altos ex cargos públicos, señala que entre la AVL y el CVC manejan un presupuesto cercano a los seis millones. Lo que no propondrá este diario es que se supriman los dos, y así el ahorro sería por la totalidad del presupuesto. El mundo seguiría girando igual y el Consell tendría más dinero para pagar deudas.
El CVC fue un invento de Cipriano Císcar, si no recuerdo mal, y tuvo como finalidad principal la de que un grupo de personas doctas convencieran al pueblo ignorante de que los valencianos hablamos catalán. De paso, también sirvió para que la citada institución apoyara la monumental ilegalidad que se perpetró en el Teatro Romano de Sagunto. El CVC, que se nutre de los impuestos de los ciudadanos, ha venido estando en cambio de parte del poder.
Lo de la AVL, como ha contado ese al que algunos se empeñan en considerar gran estadista y que responde al nombre de Jordi Pujol, fue uno de los diabólicos inventos de Zaplana. Otro de ellos fue Camps. Nunca le podremos agradecer bastante al tal Zaplana su maravillosa colección de inventos. Y desde que trabaja en ella, Telefónica va mal. No sé si tendrá que ver una cosa con la otra, pero no me extrañaría.
La AVL sobra porque su trabajo lo hace mejor el IEC, pero los políticos valencianos no se atreven a seguir los criterios de esta institución catalana, motivo por el cual se gastan el dinero de los contribuyentes en la AVL, una copia suya.
‘Limones dulces’
‘Ocurrió en Valencia’
‘Los invitados de la princesa’
‘La vida y la poesía de Gustavo Adolfo Bécquer contada a los niños’
‘Los mejores dibujos publicados en El País 2004-2011’
‘España, un proyecto de país’
‘La hoguera del capital’
‘El aprendizaje por competencias’

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído