Los recortes no llegan a los privilegiados

Algunos han nacido para sorber. Mientras la mayor parte de la gente vive angustiada y quienes mantienen sus empleos temen perderlos mañana, algunos defienden sus privilegios, y para ello intentan servirse de esos mismos trabajadores angustiados, manejándolos y manipulándolos.
Los hay que acumulan cargos, remunerados, en instituciones y organismos perfectamente prescindibles. Y no dan el paso de sugerir que se suprima este o aquel organismo, sino que reclaman que se mantengan. Exigen la pervivencia de la bicoca en la que están instalados.
Al mismo tiempo que se producen recortes en la Sanidad y en Dependencia, algunos persisten en su empeño de forjar unos quiméricos e inexistentes Países Catalanes, empeño en el que hay gastado mucho dinero. Yo sólo conozco un País Catalán, que está dirigido en estos últimos tiempos por un remedo barato de Moisés. De quienes le antecedieron es mejor no hablar.
Los egoísmos de unos pocos se vienen cargando a los bolsillos de la mayoría, no de todos.
El país, o sea la mayor parte de sus gentes, está postrado, dolorido, aterrado, pero siguen dándose subvenciones que reportan ningún beneficio a la población. Y hay parados y trabajadores que temen quedarse parados que apoyan, porque se han dejado cegar la visión, a aquellos egoístas que atentan contra sus intereses. Les defienden y, además, apasionadamente.
Los líderes políticos y partidos políticos tienen, más que seguidores, forofos. Hagan lo que hagan, digan lo que digan, tienen la aprobación de muchos, simplemente por pertenecer al partido.
Tradicionalmente se ha dicho que las clases humildes son las más solidarias. La experiencia lo demuestra además. Quienes más se aferran a sus cargos y privilegios son quienes menos lo merecen. Quien se ha ganado una cosa con su esfuerzo no necesita que se lo reconozcan. He ido decenas de veces a dar sangre. Nunca me he tropezado con un político. Sé que alguno va a veces y lo sé porque cuando va se lleva las cámaras detrás.
‘Ascuas de luna’
‘El secreto de Bretón’
‘Nuestra mente maravillosa’
‘La vida y obra de Teresa de Jesús contada a los niños’
‘Calle Berlín, 109’
‘En la orilla’
‘Las extrañas notas del presidiario’
‘Etimologicón’

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído