Ridícula acusación británica

Cree el ladrón que todos son de su condición. Acostumbrados los británicos a inmiscuirse en todas partes, sembrando el desconcierto y dejando un reguero de muertos, como en el caso de la Guerra de Sucesión española, por ejemplo, creen que los demás tienen las mismas intenciones.
Si Inglaterra no se hubiera entrometido en la Guerra de Sucesión, Felipe V habría sido proclamado rey a las primeras de cambio, con lo que se habrían evitado muchas muertes y nos habríamos ahorrado el incesante lloriqueo catalán y este episodio en el que tres dirigentes catalanes están dando una muestra de indignidad al mundo, aunque ellos lo ven de otro: piensan que son más listos. ¡Pobres! Y Gibraltar nunca habría dejado de ser español.
El caso es que ahora no tienen verdura en sus tiendas y observan que las estanterías de los supermercados españoles están bien abastecidos de ella y este hecho les da pie a pensar que la función de estos establecimientos consiste en perjudicar al Reino Unido y con este motivo acaparan toda la verdura. Pues no. El objetivo de los supermercados españoles no es ese, sino que lo que pretenden es ganar dinero, por lo que se puede llegar fácilmente a la conclusión de que no compran nada que piensen que no pueden vender.
Aparte de eso, se puede llegar a una segunda idea que añadir a la primera, y es que en la actualidad se impone el pensamiento fácil y que la reflexión pausada supone demasiado esfuerzo para muchos contemporáneos. Un suceso equiparable tuvo lugar en Alemania cuando la crisis del pepino. Puesto que los pepinos procedían de España, vetaron enseguida el pepino español, que perdió ventas en medio mundo. Poca gente se paró a pensar que todos los casos ocurrieron en Alemania, por lo que el foco tenía que estar allí, como acabó demostrándose al final.


‘El Parotet y otros asuntos’

‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978. El año en que España cambió de piel’
‘Por qué España’
‘Búsqueda y desarrollo del talento’
‘Filosofía, teología y el sentido de la historia’

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído