Diputado de distrito

Justo Coll Villanueva es un señor que milita en UPyD, salvo que se haya dado de baja últimamente, sin que nunca haya habido en él intención de medrar en la política. Nunca ha pugnado por conseguir un cargo en el partido, ni ha maniobrado por ser incluido en las listas. Lo suyo es la coherencia ideológica y el deseo de mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos.
En cierta ocasión resumió en unas pocas líneas la actitud con la que estaba en el partido y me gustó tanto que la incluí en el libro ‘El Parotet y otros asuntos’. Si ese modo de pensar fuera general en España, no estaríamos en crisis, ni habría corrupción, ni los etarras podrían reírse de la sociedad, ni tampoco los nacionalistas habrían podido ir tan lejos.
Cuento todo esto porque ha surgido un movimiento, con el título que figura arriba, que le ha llenado de ilusión y creo con él que merece la pena tenerlo en cuenta. La figura del diputado de distrito permanece en las más arraigadas democracias del mundo y evidentemente permite acercar la política a los ciudadanos.
Quizá si esta iniciativa lograra suficiente apoyo popular y se implantara en nuestro sistema político, los demagogos que están cogiendo tanta fuerza en todo el mundo, pudieran servirse de ella. Pero todavía tienen más ventajas con el sistema actual, como se va viendo, puesto que con total desparpajo se dedican a señalar enemigos, sin importarles la maldad intrínseca de esta postura, pues saben que hay un público que está conforme con eso.
Quienes serían más perjudicados con la implantación del diputado de distrito serían los nacionalistas, puesto que para ellos es primordial imponer sus criterios. Necesitan tener bajo control a todos sus diputados. No pueden permitirse el lujo de servir a los ciudadanos, sino que para poder sobrevivir precisan poder servirse de ellos.
Es decir, hay muchos motivos para dar este paso, que tampoco es el único que necesita nuestra democracia. UPyD pide también la separación efectiva de poderes.


‘El Parotet y otros asuntos’

‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978. El año en que España cambió de piel’
‘Por qué España’
‘Búsqueda y desarrollo del talento’
‘Filosofía, teología y el sentido de la historia’

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído