Insuperable en vileza

Es difícil decidir a quién corresponde ese título en esta España en la que tanta competencia hay sobre el particular.
En conversación con Enrique Arias Vega ha surgido el nombre de Jordi Pujol y a continuación el de un famoso periodista madrileño y he opinado que ha sido y es mucho más nocivo que el Muy Honorable.
Pero para dar el título de insuperable en vileza no hay que quedarse en estos dos, se puede seguir bajando escalones en la seguridad de que hay más gente.
Uno recuerda aquello de «Ortega Lara vuelve a la cárcel» y comprende enseguida que la cantidad de maldad que contiene el ser humano dentro de sí mismo incitan a tener mucho cuidado. Todos, o casi todos, necesitan creerse buenos, como lo demuestra el hecho de que a nadie le gusta que le llamen canalla, aunque acabe de hacer una canallada. Enseguida tratará de explicar que tenía motivos para hacerla. Una persona que se precie no debe caer en semejantes ingenuidades, ha de darse cuenta de que el ser humano, uno cualquiera, él mismo, es capaz de cualquier atrocidad.
Pero es que si se lee el artículo ‘El pacto de Estella o cómo matar al espíritu de Ermua’, en el que se cita al ex jesuita y a otros ya se constata que la escalera no había llegado al final, sino que se puede seguir bajando.
Por entonces las coletas no tenían tanta fama como ahora, pero seguramente eran tan proclives a ETA como ahora, de modo que ya se que por los bajos de la escalera hay mucha, si se la puede llamar tal.
Para vivir en esas zonas de la escala humana, que obviamente precisan de mucho menos esfuerzo que las de la parte alta, hay que sentir odio y resulta difícil aceptar que se pueda llamar vida a la de quienes la tienen consagrada a este sentimiento.


‘El Parotet y otros asuntos’

‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978. El año en que España cambió de piel’
‘Cantos al camino’
‘Historias de la otra razón’
‘Por qué España’

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído