Apoteosis del independentismo

Los independentistas pudieron demostrar ayer lo que tanto ansiaban, que no les importan las víctimas del terrorismo, ni la razón, la justicia o la dignidad, sino que lo que deseaban era exteriorizar su odio, manifestar su repulsa a las personas decentes y vociferar consignas infames, todo ello en eso que el Padre Batllori llamaba dialecto infame e infecto.
No es que no les importe no tener razón, es que odian a la razón. El odio es irracional y ya se vio que había muchos irracionales en esa manifestación.
Más irracionales: Hay un vídeo en el que aparecen dos señoras, que de señoras no tienen nada, rompiendo pancartas porque estaban escritas en español. Tenían muchas apiladas. ¿Cómo las habrían conseguido?
Odian a la razón, por tanto, están muy satisfechos de no tenerla. Lo que pretenden es tener la fuerza que necesitan, que esperan conseguir juntándose muchos, todos iguales, todos llenos de odio, para poder imponer su ley. Para que el número de los irracionales aumente, se sirven de todas las artimañas y violencias morales y, si pueden hacerlo impunemente, físicas, de modo que quienes quieran vivir, no en paz, sino con relativa tranquilidad entre ellos no tienen más que renunciar a su parte racional, a su parte decente.
Cómplices, aparentemente, suyos, pero deseando robarles la cartera están esos otros que igual derrochan un orinoco de lágrimas por Chávez, que llaman terroristas a los presos políticos de Venezuela o contemplan cómodamente las ejecuciones de homosexuales en Irán, pero que de cualquier cosa que ocurra en el mundo le echan la culpa al Rey. Insultan al Rey y alaban a Otegui. Llaman terrorista a Leopoldo López y presos políticos a los etarras.
Esto es lo que hay en España hoy. Nos podemos consolar recordando lo que hubo en 1934, en 1814 y otras fechas nefastas. Hubo un periodo de ilusión que comenzó en 1976, pero duró poco.


‘El Parotet y otros asuntos’

‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978. El año en que España cambió de piel’
‘La Guerra Civil y la Tercera España’
‘Cantos al camino’
‘Historias de la otra razón’

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído