El Parlamento belga y España

No cabe ninguna duda de que si el Parlamento de la Unión Europea está en Bruselas es debido a la irrelevancia de Bélgica.
Los belgas deberían tener la grandeza de reconocer este detalle, en lugar de enorgullecerse y creerse el ombligo de Europa. La irrelevancia belga se ha venido a justificar en el hecho de que en su Parlamento se ha debatido la posibilidad de reconocer la independencia de Cataluña, detalle este que tan solo ha recogido un panfleto español propiedad de un señor del que muchos se asombran de que siga siendo conde.
La actitud del Parlamento belga constituye una inaceptable intromisión en los asuntos internos de España. Cabría recordarles a estos diputados belgas que España forma parte de la Unión Europea y, por tanto, contribuye al enriquecimiento de Bélgica. Tiene una Constitución y unas leyes homologables a las de los demás países de la Unión y los tribunales de justicia españoles han declarado ilegal el movimiento separatista promovido, entre otros, por los prófugos que se encuentran en Bruselas. Por tanto, no cabe discusión alguna sobre el caso en ningún Parlamento de una nación democrática. Cualquier actitud en este sentido es equiparable la de Maduro. No importa cuál haya sido el resultado de la votación, porque si llega a ser favorable los secesionistas Bélgica se habría puesto a la altura que tuvo cuando exhibía en sus calles a los congoleños como si fueran atracciones del circo, en el siglo pasado, e incluso sus ciudadanos les daban de comer por encima de la vallas dentro de las cuales los tenían para que fueran contemplados.
Los belgas se creen más civilizados que los españoles, por lo que demuestra su Parlamento, que no tiene suficiente con lo que dicen las autoridades españolas. Aunque es cierto que también en España hay imbéciles que recurren al franquismo como argumento explicativo. En ninguna parte está escrito que la imbecilidad tenga cura.


‘El Parotet y otros asuntos’

‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978.El año en que España cambió de piel’
‘El séptimo círculo del infierno’
‘La Guerra Civil y la Tercera España’
‘Cantos al camino’

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído