Cataluña y Franco

Los nacionalistas de cualquier lugar necesitan reescribir la historia para dotarla de épica y llenarla de agravios que justifiquen su insano proceder. Algunas de las bolas que echan a rodar son aceptadas incluso por personas ajenas a todo nacionalismo, como es el caso de MVLl con respecto a la supuesta represión de Franco a Cataluña.
Una dictadura siempre es mala para todos, es castradora y envilecedora, pero en el caso concreto de la franquista ocurre que fue menos mala para los catalanes que para los castellanos, valencianos o andaluces, por ejemplo.
Los nacionalistas supieron entender a Franco mejor que nadie, comprendieron que su régimen era transitorio, supieron dorarle la píldora y conseguir de él todo lo que se propusieron. Por su parte, Franco, que estaba absolutamente solo y no se fiaba de nadie, lo que menos deseaba era tener problemas con los nacionalistas, así que les daba todo lo que pedían y más, en perjuicio de las demás regiones, naturalmente. Siempre estaba visitando Barcelona y todas las veces fue aclamado por las multitudes. Bajo Franco, Barcelona prosperó y creció más que ninguna otra ciudad de España y Cataluña fue la región que más se enriqueció.
Los nacionalistas aprovecharon el paréntesis dictatorial para ir sentando las bases de lo que sería su política en la democracia y uno de sus ardides fue el de introducirse en el PSOE, de modo que los socialistas de algunas de las regiones son, en realidad, nacionalistas. Se granjearon la complicidad de Felipe González y Alfonso Guerra, aprovechando que teóricamente, porque de ahí no pasaron, todos conspiraban contra Franco. Sin esa complicidad jamás habrían conseguido las ventajas que se les dieron en la Constitución y que han exprimido concienzudamente. Los socialistas se tragaron estúpidamente esa barbaridad legal que son los derechos históricos de los territorios. Los socialistas de UPyD sí se dieron cuenta de que eso es una inmoralidad. Pero al final la cuestión es que quienes menos pueden quejarse de Franco son, precisamente, los nacionalistas.

‘2016.Año bisiesto’
‘El Parotet y otros asuntos’

‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978.El año en que España cambió de piel’
‘La gran trampa’
‘El séptimo círculo del infierno’

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído