El fiscal Maza y los invertebrados

En esta etapa de su vida, que al final y quizá por causas un tanto extrañas, ha resultado ser la última, a José Manuel Maza le tocó la ingrata tarea de perseguir una serie de graves delitos, lo que tenía la dificultad añadida de que esos presuntos delincuentes que los llevan a cabo gozan de un cierto apoyo popular, debido a que a pesar de que ya llevamos unos cuantos años viviendo en democracia todavía queda mucha gente que no ha captado que la naturaleza de ésta es el respeto a la ley.
El caso es que la muerte de este fiscal, que había asumido la desagradable tarea mencionada como un servicio a los ciudadanos, ha dado pie a que los invertebrados pongan de manifiesto su condición. Los hay que han celebrado la noticia colgando una foto con dos copas llenas de un líquido amarillento, que chocan entre sí, haciendo un brindis.
Son los mismos, u otros muy parecidos a ellos, que al enterarse de que Zaplana sufre una grave enfermedad, dijeron que la noticia les hacía tanta gracia que no podían parar de reírse.
Lo curioso del caso es que esos mismos, o personas similares a ellos, sacaron su lado cursi, estúpidamente cursi, cuando murió Hugo Chávez. Dijeron que no habían parado de derramar lágrimas y más lágrimas. También cuando Fidel Castro. Tanta cursilería, tanta mala fe lleva a pensar en la involución, en que no debería haber tanta estupidez.
Es obvio que les molesta la ley y aplauden la arbitrariedad. No les gusta, lo han dicho muchas veces, que la ley esté por encima de todo, porque cuando así ocurre las personas pueden comportarse con dignidad, puesto que están protegidas y nadie puede vulnerar sus derechos. Ellos quieren tener a la gente sometida y poder castigar a quienes no se pliegan a sus designios.

‘2016.Año bisiesto’
‘El Parotet y otros asuntos’

‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978.El año en que España cambió de piel’
‘La gran trampa’
‘El séptimo círculo del infierno’

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído