Salvar al catalanismo del independentismo

Alguno ha dicho que hay que salvar al catalanismo del independentismo, como si una cosa no condujera necesariamente a la otra. Tampoco se ha dado cuenta de que primero tendría que explicar, si es que puede, para qué sirve el catalanismo.
El ser humano, en un buen número de casos, tiene tendencia a complicarse la vida, a irse los cerros de Úbeda, en lugar de preocuparse por lo que realmente importa, que es el bienestar. Catalanismo, indigenismo, animalismo… son conceptos que no aportan nada al género humano. El españolismo es un cutre, como todo lo suyo, invento de los nacionalistas y el madridismo tenía que ver con el fútbol, que no deja de ser un entretenimiento como otro cualquiera, aunque los que no están muy bien de la cabeza quieran darle otra dimensión. Sería divertido que hicieran algo similar referido a Guadalajara, ahí sí que les saldría un buen trabalenguas.
Hay personas a las que les gusta vivir a costa de los demás y para ello necesitan desviarlos del que debería ser su objetivo: intentar vivir del modo posible sin perjudicar a nadie y para conseguir eso hay que procurar la unión de todos en pos del bien común. Ahí aparecen los sembradores de odio, que pretenden su beneficio particular a costa de los más tontos. Les llenan la cabeza de grillos y, luego, a un grillo metido en la cabeza de un tonto no hay quien lo saque.
Tenemos, por ejemplo, el concepto catalanismo, que no tiene base alguna en la que sustentarse, tenido por serio y razonable por personas que se las de intelectuales. Un catalán, pongamos que se llama Francisco Carreras, viene a ser parecido a un murciano, un asturiano, o un belga.
El catalanismo no sirve para nada bueno, sino para que algunos catalanes piensen que por serlo tienen más derechos que los demás. Si en lugar de derechos hubieran dicho obligaciones la cuestión sería distinta. Y es que mientras los mayores hablan de obligaciones los niños lo hacen de derechos.

‘2016.Año bisiesto’
‘El Parotet y otros asuntos’

‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978.El año en que España cambió de piel’
‘Mujeres de Roma’
‘Diccionario de elogios, piropos y voces galantes’

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído