Duque tiene problemas

Por qué un astronauta, orgullo de la nación hasta ese momento, tuvo que aceptar que el presidente aprovechategui, que para conseguir serlo tuvo que aliarse con lo mejor de cada casa, es algo que no sabremos nunca.
Dicen que el tal astronauta salió en la tele intentando explicar sus martingalas para pagar menos impuestos y enterneció a las amas de casa. Cosa que no ocurrió con Soria y otros que pasaron por similares trances.
Pobre Duque. El presidente aprovechategui no tendrá compasión de él: si para salvarme yo he de mandarte a la luna…
Todos sabemos que pagar impuestos es un deber cívico. Con ellos se contribuye al mantenimiento y mejora de la nación. Pero también sabemos que una cosa es la teoría y otra la práctica. Luego viene una Calvo, que casualmente es ministra, y dice que el dinero público no es de nadie, y el gobierno del que ella forma parte se dedica a destruir empleo y hundir en la pobreza a todos los que puede, mientras puede. O vienen otros presidentes regionales y se dedican a gastar el dinero de la nación en desacreditar y difamar a la nación, en enseñar a los estudiantes historias falsas y dialectos que nunca servirán para nada a la mayoría de ellos. Uno que lleva peluquín y manda al corral a los políticos que le llevan la contraria se ha gastado una millonada del dinero de los impuestos en reabrir, con fines espurios, una televisión que no pedía nadie y que ve menos gente, y en cambio él y todos los demás tienen en el olvido a los más vulnerables.
Dado este estado de cosas es lógico que la gente quiera pagar menos impuestos. Cuestión distinta sería si el dinero que se recauda se gastara en cuestiones que realmente interesan a los ciudadanos, sin picardías ni sectarismos, y especialmente en los más vulnerables. Si el ciudadano percibiera que los políticos tienen miramientos con él y no se aprovechara de su posición para colocar a sus amiguetes.

‘2016.Año bisiesto’
‘El Parotet y otros asuntos’

‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978.El año en que España cambió de piel’
‘Mujeres de Roma’
‘Diccionario de elogios, piropos y voces galantes’

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído