El ‘asesinato’ de un delfín

Alguien, llamado Juan, ha sido extraordinariamente cruel con un delfín, puesto que ha escrito su nombre en la piel del animal con un cuchillo. Puede haberlo hecho cuando ya estaba muerto, pero lo innecesario del asunto hace pensar que quizá no. Lo que es evidente es que le atrae la Impunidad, esa diosa que tiene tantos adeptos, todos adictos al Mal.
La otra cara del asunto es que se llama asesinato a lo que no lo es, ni puede serlo. Como explica Maruxa Duart Herrero en su artículo titulado «Menoscabo y desprestigio del español en España», la lengua española tiene el vocabulario más rico de todas, y además de eso se da la circunstancia de que hoy en día casi cualquier información está al alcance de un clic, por lo que resulta muy fácil averiguar que la palabra «asesinato» no se trata de la muerte de un animal, por muy alevosa que ésta haya sido.
No se deben banalizar los conceptos, hay que dar a cada cosa el nombre que le corresponde y como dijo en otra ocasión Pancracio Celdrán Gomariz -que debería en la RAE en lugar de esos otros que solo están allí por presumir y que se pasan por el forro el trabajo denodado de quienes les antecedieron- no se debe llamar cerdo a quien solo es un chorizo.
Respetar el lenguaje es respetar a los demás y al prestar atención a este criterio se puede advertir claramente y con prontitud con quien nos jugamos cuartos, como se dice vulgarmente. Quienes llaman presos políticos a los que son políticos presos, quienes hablan de democracia y se comportan como dictadores del tres al cuarto, quienes exigen justicia, cuando lo cierto es que reclaman impunidad, no nos respetan. Nos quieren tomar el pelo.
Los hay que cuidan mucho su atuendo y se acicalan con esmero, pero olvidan que es más importante ser pulcro con el lenguaje.

‘2016.Año bisiesto’
‘El Parotet y otros asuntos’

‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978.El año en que España cambió de piel’
‘Cavilaciones y melancolías’
‘Necesidades emocionales’

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído