El suicidio de Javier

Me refiero al joven que se tiró por la ventana de su casa en Usera, a causa, supuestamente, del acoso escolar que sufría.
No es el primer caso, ni tampoco será el último, por desgracia. La gente se cree que el acoso escolar se combate poniendo la firma en un manifiesto o acudiendo a una manifestación, mientras tanto sigue rindiendo culto al poder y actuando con prepotencia.
Así son los que acosan, se sienten poderosos frente a su víctima y disfrutan viéndola sufrir, porque la prueba de su poder consiste en el efecto que tienen sus acciones en ella. De hecho, el suicidio del chico señala el éxito de sus acosadores, al margen de las consecuencias legales que pueda tener.
Los acosadores siempre quieren desestabilizar emocionalmente a la víctima y ponen todo su empeño en conseguirlo. Señalan a alguien como malo y una vez hecho esto ya se consideran con derecho a matarlo y si no lo consiguen mediante todos los disgustos que le puedan dar, procuran al menos hacerle todo el daño que puedan.
En los tiempos actuales el culto al poder es mayoritario, se da en todas las clases sociales y las consecuencias son visibles y desalentadoras. El poder siempre es injusto. Una cosa es el poder, inveteradamente caprichoso, y otra el cumplimiento del deber, que tiene muchos menos adeptos. Este culto al poder ha hecho que se hayan perdido la cortesía, el respeto al prójimo y los buenos modales. Rigen la ley del más fuerte, la prepotencia y, consecuentemente, la obsecuencia y la adulación.
En la actualidad hay partidos, o sea, dicho en plural, que fomentan el acoso, el chantaje moral y recetan la marginación a quienes no se pliegan a sus caprichos. Proliferan la propaganda capciosa y la posverdad.
En este estado de cosas no es de extrañar que aumente el número de los suicidios. Ni que los culpables no se sientan responsables.

‘2016.Año bisiesto’
‘El Parotet y otros asuntos’

‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978.El año en que España cambió de piel’
‘Tránsito en la mirada’
‘Te doy mi palabra’

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído