Subestimado Adolfo Suárez

Aunque la figura del artífice de la Transición crece día a día, todavía el país, o sea, España, está lejos de reconocer la magnitud de obra. Dificultan que eso pueda suceder unas fuerzas empeñadas en que el mérito recaiga en quien no hizo nada o muy poco, que no es otro que Juan Carlos I, y que Adolfo Suárez quede como un mero instrumento suyo.

Eso es desconocer o pasar por alto todos los obstáculos que tuvo que derribar, tan grandes, tan imponentes que hay que haber sido testigo de aquellos momentos para poder calibrar, aunque sea por intuición el tamaño de la empresa. Suárez lo hizo, pero tuvo que pagar un precio altísimo, porque encontró muy pocos apoyos y dificultades añadidas, fundamentalmente de personas que debían estar de su lado.

Baste recordar que lo rodearon los generales y le hicieron prometer que no legalizaría al Partido Comunista. ¿Qué derecho tenían los generales a hacerle esa exigencia? No hizo esa promesa por voluntad propia, sino obligado por unos señores que se creían los dueños de España. No fueron esas las únicas presiones que recibió. Las soportó de todos los sectores, de los financieros, de los empresariales, sindicales, sociales, etcétera, en algunos casos conchabados con ministros de su propio gobierno.

Siendo Suárez el presidente del gobierno, gozamos del periodo de mayor democracia y mayor libertad de toda la historia de España. Y nos sabía a poco y queríamos más y no se lo supimos agradecer. No sospechábamos que esa democracia y esas libertades, recién alcanzadas, habían alcanzado su cima y a partir de la llegada de los socialistas al gobierno irían en declive.

Adolfo Suárez fue una persona cabal, que daba valor a su palabra y era capaz de cumplirla. Tras él vinieron la mezquindad, la soberbia, la cobardía, la hipocresía, la falsedad y toda una retahíla de epítetos que definen a las personas de poca monta. En la actualidad hay un gobierno cuyos componentes parecen haber sido comprados al completo en una tienda de todo a sesenta céntimos.

‘2016.Año bisiesto’ 
‘El Parotet y otros asuntos’

‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978.El año en que España cambió de piel’
‘Tránsito en la mirada’
‘Te doy mi palabra’

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído