Consecuencias de significarse como superdotado intelectual

Contrariamente a lo que hacía la mayoría de los que ingresaban en Mensa, que ocultaban este dato a sus conocidos y algunos incluso a sus propias familias, opté por hacer pública mi pertenencia a esta asociación y también a ISPE, que es un grado más.

Me salí de ambas, porque esperaba encontrar personas con curiosidad sana por el prójimo, capaz de reconocer la inteligencia ajena, y no solo la propia, comprensiva, tolerante, independiente y cordial y lo que encontré fue lo mismo que en cualquier parte, la mala uva, la tendencia a la adulación al macho alfa, el gusto por refugiarse en la manada y las puñaladas traperas.

Pero a lo que iba, el coste de hacer pública la condición de superdotado es que se aproxime mucha gente, con la intención de medirse y salir ganando. Hay que comprender que cada cual plantea la batalla en el terreno que le conviene y con sus propias reglas. También que nadie dice: voy a compararme contigo, sino que lo hace en su fuero interno, aunque sin querer va dejando pistas que delatan su propósito.

Dicho esto, habría que tener en cuenta dos cosas: a) que Ortega y Gasset medía a las personas según su capacidad de profundizar en la cordialidad, lo cual, si se piensa, parece muy adecuado. Y a continuación hay que darse cuenta de que muy pocas personas cultivan la cordialidad y que ninguno de esos que quieren medirse con un superdotado intelectual lo hace en este campo.

La segunda cuestión, o b) es que el reto humano consiste en ser mejor, pero esto es muy difícil, aunque se suele traducir como muy aburrido. Es difícil e incluso peligroso, por lo que se sustituye, generalmente, por ser más. Esto de querer ser más proporciona muchas frustraciones, muchas envidias, muchas catástrofes, muchos crímenes.

Es frecuente encontrar a alguien que quiera ser más, es mucho más raro dar con quien procure ser mejor que uno.

‘2016. Año bisiesto’
‘El Parotet y otros asuntos’
‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978.El año en que España cambió de piel’
‘Tránsito en la mirada’
‘Te doy mi palabra’

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído