Rita Barberá, in memoriam

Si entre todos los alcaldes que ha tenido Valencia a lo largo de su historia hubiera que elegir uno que representara a la ciudad, probablemente Rita Barberá sería la más adecuada.

Otros alcaldes podrán haber tenido mayor cultura o más preparación técnica para el cargo, pero ninguno de ellos se ha identificado tanto con Valencia como ella lo hizo.

En su tiempo, la critiqué muchas veces, y con dureza, porque nadie es perfecto y, seguramente, no todo lo que hizo era digno de alabanza, pero pasado el tiempo, al observar su obra de modo general y, sobre todo, en los tiempos que corren, se la echa mucho de menos. ¡Qué maravilloso sería que todavía mandara Rita en el ayuntamiento! ¡Nadie más valenciano que ella!

La critiqué, pero lo hice cuando era poderosa, no como otros que entonces la adulaban y cuando perdió el poder se ensañaron con ella. Ni como esos que la acosaron en plan jauría, que moralmente no merecen otro calificativo que criminales, seres depravados que seguramente votan a partidos como Compromís o Podemos.

La criticaron por no hablar valenciano, a ella, valenciana de pura cepa y enamorada de su ciudad. No como otros que le ponen un palito en el nombre. La lengua que se use no tiene nada que ver con ser mejor o peor ciudadano. Una herramienta para la comunicación no sirve para definir o juzgar a una persona. Cuando llegué a Valencia, en 1968, casi nadie en la ciudad hablaba más allá de unas cuantas palabras en valenciano. Hoy en día no ha cambiado mucho la situación. Bastantes de los que presumen de hablar en valenciano lo hacen, en realidad, en el engendro de un tal Pompeyo Fabra, al que no se le conoce idea buena.

Rita Barberá no fue perfecta, ni una santa, ni un dechado de virtudes, pero dentro de la política española quizá sea de las más santas, más cercanas a la perfección y más virtuosas. Y nadie amó a su ciudad como ella.

‘2016. Año bisiesto’
‘El Parotet y otros asuntos’
‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978.El año en que España cambió de piel’
‘Tránsito en la mirada’
‘Te doy mi palabra’

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído