Un alcalde pésimo

Ninguno de sus antecesores en el ayuntamiento de Valencia, y especialmente la añorada Rita Barberá, habría respondido una sandez como esta, «Pero a mí me parece que, por desgracia, el no respetar su libertad de expresión nos está llevando a una serie de situaciones que no son precisamente las mejores para una sociedad», a una pregunta sobre el salvaje comportamiento al que ha dado lugar el encarcelamiento de un rapero cuyo comportamiento no es precisamente ejemplar.

Este alcalde, Ribò, ha traicionado a los ciudadanos cuyos intereses prometió defender al acceder al cargo. Las destrozas que están haciendo los vándalos no tienen defensa posible y si encima es por una causa inverosímil, menos. Este Ribò es el peor alcalde que ha tenido Valencia en toda su historia. El Colau, ese autocastigo de los barceloneses, de los valencianos. El hecho de que la gente esté dispuesta a votarlo es muy mala señal para Valencia. Señala que hay pulsiones autodestructivas muy fuertes en la ciudad.

Bicicletero de vocación, está destrozando las calles con carriles bici con los impuestos de quienes jamás los usaremos. Aparte de eso, permite que las bicicletas y los patinetes campen a sus anchas por las aceras, con el peligro que eso supone, con el malvivir que proporciona.

En toda Europa ocurre lo mismo, pero eso no es excusa. El lugar de las bicicletas y los patinetes es la calzada y los automovilistas tienen la obligación de respetarlos.

Las aceras justifican a las ciudades. En ellas tiene -tenía, mejor dicho- lugar la vida amable. El paseo, la charla, la contemplación de fachadas, monumentos, árboles, la paz. En la acera, el personal, con muletas, con carritos de niño, con carritos de la compra, con dificultades para mantener el equilibrio, con tendencia al despiste, se sentía a salvo. La acera es el símbolo de la civilización. O lo era. Ahora es una selva en la que los sobresaltos se suceden, en la que el viandante piensa si no será mejor, por menos peligroso, bajar a la calzada.

Pero eso, este alcalde Ribò, pésimo, es evidente que no lo puede entender.

‘2016. Año bisiesto’
‘El Parotet y otros asuntos’
‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978.El año en que España cambió de piel’
‘Tránsito en la mirada’
‘Te doy mi palabra’

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído