Sangenjo

Rajoy estuvo allí, de vacaciones o acaso por otro motivo, y escribió el nombre del pueblo así: Sangenjo. Los gilipollas que pueblan Twitter aprovecharon la ocasión, masivamente, para burlarse de él. Recuerdo que uno dijo que le dolían los ojos.

Quizá el interesado, con su sorna gallega, lo observase todo con un puro en la boca y lanzando volutas de humo a los cielos.

En estos tiempos que corren no ser idiota es un riesgo. Llega un concejal, dice que a partir de ese momento el nombre del pueblo será tal y que todo el mundo tiene la obligación de escribirlo así, y espera que en todas partes se le obedezca sin rechistar. Cuenta con un arma para conseguirlo: el infinito número de los necios.

Leo en el blog ‘Salmonetes ya no nos quedan’:

«Nadie sabía qué ventilaba ese tipo en la final, hasta que lo vimos de hinojos»

«dos profesores dan clase con falda para, según ellos, concienciar sobre “diversidad y tolerancia”»

Y luego nos extrañamos de que el Consejo de Ministras, Ministros y ‘Ministres’ esté compuesto por gente idiota y atontada.

En plena crisis zapateril, porque en España hubo dos crisis la mundial y la generada por la ineptitud de Zapatero, el ayuntamiento de Calpe, cuyo número de funcionarios había crecido exponencialmente y con un alto sueldo medio en los años anteriores, no tuvo más urgencia que exigir al gobierno que suprimiera la ‘e’ del nombre la población, en los carteles de las carreteras.

El nombre en español es Sangenjo. Y digo español, aunque los nacionalistas periféricos prefieren ‘castellano’ para equipararlo a las lenguas vernáculas, porque es la lengua mayoritariamente hablada en España, mal que les pese a los malvados, y gran parte del mundo, y porque a estas alturas de la historia ha recibido aportaciones de todas y cada una de las regiones.

Optar por la lengua española es, además, ir a favor de obra. Quienes tratan de borrarla del mapa tendrán que comerse las uñas.

‘2016. Año bisiesto’
‘El Parotet y otros asuntos’
‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978.El año en que España cambió de piel’
‘Tránsito en la mirada’
‘Te doy mi palabra’

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído