Yoli ‘se iguala’ a Vargas Llosa

El caso es que se dirige un público determinado y lo hace usando un tono didáctico, como si fuera una maestra que habla a sus alumnas -si había algún alumno en el acto, no lo he visto-, y le aplauden, sin percatarse de la falta de respeto que significa eso. Dicen que está muy bien valorada y es que sarna con gusto no pica.

Da lecciones de democracia, después de haber demostrado su simpatía por Fidel Castro y de defender postulados que aplaudiría Stalin. Tiene la cara más dura que el cemento armado.

La democracia, como saben todos menos los que la escuchan a ella, no es un sistema perfecto, sino el menos malo de todos. En democracia vale lo mismo el voto de Otegui que el de Rupérez. Es decir, del secuestrador y del secuestrado, según versión de este último.

Claro que hay gente que vota mal. Una cosa es que el voto valga lo mismo, y otra que se vote bien o mal. Otegui siempre vota mal. Vota por la destrucción de España. Y el empobrecimiento de todos, previo a la destrucción y la destrucción misma, es algo malo para todos. Otegui vota mal. Y quienes votan a Yoli también votan mal, porque lo que pretende ella es que crezca el paro, cuanto más mejor. Yoli es un peligro público. Y está ahí, de ministra, con la aquiescencia de los socialistas, que luego a lo mejor me llaman facha.

Lo dijo Mario Vargas Llosa, premio Nobel de Literatura, y siempre pretendiendo lo mejor para la especie humana, es que en muchos países de América del Sur, que tan bien conoce, se ha venido votando mal, y eso es comprobable, porque algunos de esos países están en la ruina y otros, por el mismo motivo, camino de ella.

La democracia requiere de personas adultas y responsables y los seguidores de Yoli son infantiles.

‘2016. Año bisiesto’
‘El Parotet y otros asuntos’
‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978.El año en que España cambió de piel’
‘Tránsito en la mirada’
‘Te doy mi palabra’

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído