Jueces que dan miedo

Las redes sociales son escaparates en los que nos exhibimos. Unos más que otros. Lo que se espera ver es que los arquitectos amen a la arquitectura y los jueces a la justicia. Bien, pues hemos visto a jueces defendiendo el fenómeno okupa, o quitándole importancia. Un juez debería ser el primero en saber que esta actividad es una amenaza seria contra la economía nacional y un motivo para que los ciudadanos más indefensos vivan con zozobra sus días, porque los más pudientes viven en fincas o sitios protegidos. El fenómeno okupa es fundamentalmente injusto, y todo juez debería saber eso.

Hay asociaciones de jueces, que llevan la palabra democracia en su nombre y utilizan el lenguaje inclusivo -tratándose de personas cultas no deberían reírse de la RAE- que parecen ignorar que la base del sistema democrático es la independencia de la justicia, por tanto, y dado el título que han elegido para su asociación, deberían estar exigiéndola en todo momento y, sin embargo, abogan por lo contrario, o sea, que el gobierno tenga el control sobre los jueces.

Otra cuestión que resulta curiosa y por la que todo ciudadano debería temer caer en manos de uno de estos, es la facilidad que tienen algunos jueces para bloquear en Twitter. Ningún funcionario debería gozar de la potestad de bloquear en las redes sociales. Esto es lógico que se les escape a los rufianes, los podemitas y similares, pero los jueces, por su superior formación, deberían tenerlo presente. Bloquear a quien te paga el sueldo es propio de rufianes y de patanes. Es no tener categoría humana. Y nadie que no tenga categoría humana debería cobrar del erario. Pero, claro, una cosa es el deber y otra el haber.

Causa pavor caer en manos de un juez de estos que no tiene en cuenta estas nociones fundamentales. Por eso es tan conveniente regular muy bien las instancias judiciales y tratar de evitar la arbitrariedad.

‘2016. Año bisiesto’
‘El Parotet y otros asuntos’
‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978.El año en que España cambió de piel’
‘Tránsito en la mirada’
‘Te doy mi palabra’

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído