• Director: José Manuel Vidal
América
El Papa Francisco, rezando Vatican Media
Timothy Busch: "La evangelización de nuestro país la están llevando a cabo fundaciones privadas, ONGs católicas, como el Napa Institute y Legatus"

(Cameron Doody).- ¿Cómo es posible que un medio de comunicación de la Iglesia ataque al Papa? Esa es la pregunta que muchos católicos se están haciendo después de que el National Catholic Register, web que pertenece al conglomerado fundado por la Madre Ángelica, EWTN, conspirara con el arzobispo Carlo Maria Viganò para intentar manchar a Francisco con acusaciones de encubrimiento de abusos.

Como parte importante de la respuesta, muchos observadores de la actualidad eclesial están señalando a la nueva oleada de multimillonarios conservadores que piensan que dar dinero a la Iglesia y a organizaciones eclesiales les da derecho a voz y voto en la definición de su doctrina.

Mucho antes de que se saltara la bomba del 'informe Viganò', National Catholic Reporter publicó un artículo de investigación que ayuda a explicar las ofensivas contra Bergoglio que han montado en los últimos días el National Catholic Register y medios parecidos como LifeSite News o Church Militant. En dicho artículo, el National Catholic Reporter consiguió poner nombre a los multimillonarios que financian, desde la sombra, a la Iglesia rigorista en los EEUU.

La Fundación Papal es quizás la cara más visible de esta corriente. Dicha Fundación saltó a las portadas en marzo cuando algunos de sus miembros -quienes prometen donativos para fines caritativos de cien mil dólares estadounidenses al año durante al menos diez años- se opusieron a los planes del Papa Francisco de rescatar a un hospital dermatológico del Vaticano con los fondos que la Fundación había recaudado. Pero lejos de ser los únicos, los integrantes de la Fundación Papal son los últimos en una larga lista de benefactores que han estado intentando influir en la Iglesia de los EEUU desde al menos 1986.

 

Todo empezó hace 32 años, según cuenta el Reporter, cuando los obispos estadounidenses publicaron una carta pastoral, "Justicia Económica para Todos", en la que advirtieron contra los efectos del capitalismo desenfrenado y las teorías  libertarias. La reacción ultraconservadora no se hizo esperar. Según contó al Reporter el ex-director del Instituto para la Investigación Política y los Estudios Católicos de la Universidad Católica de América, Stephen Schneck, empezó nada más publicarse la pastoral "un esfuerzo sistemático para crear un tipo de paralelo a la Conferencia Episcopal: un conjunto de organizaciones sin ánimo de lucro, medios, clérigos y académicos que podían afirmar una legitimidad como voces católicas alternativas, pero que también eran auténticos conservadores en el estilo pro-mercado, pro-ejército estadounidense".

Tal conjunto de organizaciones y medios que pretenden ser una especie de Magisterio paralelo existen aún, y su influencia ha ido en aumento, tal y como ha dejado claro el caso Viganò. El artículo del Reporter, por ejemplo, reveló que uno de los medios que ha liderado este último ataque contra Francisco, First Things, está financiado por el especulador financiero Sean Fieler, quien invirtió en 2015 un total de 5,5 millones de dólares en organizaciones dirigidas a todo tipo de causa ultraconservadora, desde la protección de la libertad religiosa hasta la promoción del celibato para católicos homosexuales o la prohibición del uso de anticonceptivos.

Pero el caso del National Catholic Register es aún más flagrante, ya que para atacar a Francisco llegó al extremo de inventarse la fake news de que Benedicto XVI apoyaba el relato de Viganò, lo que fue rápidamente desmentido por el secretario personal del Papa Emérito, Georg Gänswein. Y es que la deriva antipapal de este sitio propiedad de EWTN parece estar relacionada con el hecho de que uno de sus directores y principales benefactores sea Timothy Busch, un acaudalado abogado conservador que, junto con el filántropo controvertido Charles Koch, dio dinero a la Universidad Católica de América para que estableciera una Escuela de Negocios que, en contra de la doctrina católica, promueve la ideología del libre mercado.

El corresponsal en Roma del 'Register', Edward Pentin, con el Papa Francisco


Pese a que el Papa Francisco se ha pronunciado en numerosísimas ocasiones en contra del "capitalismo que mata", Busch va por todo el país proclamando la compatibilidad entre liberalismo y catolicismo. "La evangelización de nuestro país la están llevando a cabo fundaciones privadas, ONGs católicas, como el Napa Institute y Legatus", declaró en octubre de 2017, refiriéndose a su propio Napa Institute y a otra organización católica abierta solo a fieles con sustanciales recursos económicos. Organizaciones como éstas, prosiguió Busch, son "las que está marcando una diferencia en la Iglesia estadounidense, [y la razón por la] que somos tan dinámicos, y el resto del mundo no lo está".

Se podría pensar que con estas palabras Busch reveló la razón última de la conspiración de medios como el Register con el arzobispo Viganò y contra el Papa Francisco. Aunque Busch todavía pudo expresar, el pasado octubre, su deseo de que organizaciones ultras como la suya estuvieran "amarradas a la Iglesia a través de un obispo" -la mayoría de estas organizaciones privadas de fieles no está bajo el patronazgo de ningún prelado- también dijo que gente como él "tiene acceso a capital al que no lo tiene la Iglesia".

¿Ha conseguido Busch, por lo tanto, imponer este magisterio paralelo del Mammón en EWTN y el Register? Si es así, ya no quedan dudas acerca de por qué van a por Francisco, el Papa que en estos cinco años en la cátedra de San Pedro ha hecho más para que el sistema se centre en las personas, y no en los beneficios.

Timothy Busch, en la Universidad Católica de América