• Director: José Manuel Vidal
América
El Papa podría viajar a Argentina en 2018
Hace pocos días, un obispo hizo pública una carta pidiendo tu renuncia. La serena actitud que adoptaste ante ese injusto desafío, ha sido un nuevo y enriquecedor testimonio que te agradecemos

(Valores Religiosos).- Un grupo de personalidades de diversos ámbitos del país le enviaron una carta de solidaridad al Papa Francisco ante la acusación del ex nuncio Viganò, quien le pidió que renunciara al pontificado.

"Nosotros, tus compatriotas, creyentes de todas las confesiones o de ninguna, pero unánimemente conmovidos e interpelados por tu prédica, confiamos en tu voz y queremos también manifestarte nuestro apoyo y cercanía en estas difíciles circunstancias", dice la carta que destaca su "serena actitud" ante el "injusto desafío" de la embestida.

Cuando el Papa visitaba el mes pasado Irlanda, cuatro medios católicos ultra conservadores difundieron un comunicado del arzobispo Carlo María Viganó en el que acusaba a Francisco de encubrir al cardenal Theodore Mc Carrik, de 88 años, arzobispo emérito (jubilado) de Washington, acusado de haber abusado hace años de seminaristas y hace poco condenado por haberlo hecho con un menor.

En su comunicado -de once páginas- Viganó no sólo le apuntó a Francisco, sino a conspicuos miembros de la curia romana del actual pontificado, pero también de los papados de Benedicto XVI y Juan Pablo II, al describir una trama de ocultamientos. De hecho, los casos de abusos a seminaristas que se le achacan a Mc Carrik ocurrieron antes de la elección de Jorge Bergoglio.

 


Precisamente, cuando en las últimas semanas la Justicia de los estados Unidos determinó la culpabilidad de Mc Carrik en el caso de un abuso de un mejor, Francisco -en una virtual expulsión que no tiene precedentes en la modernidad- le pidió que renunciara al colegio de cardenales.

En la carta a Francisco se señala que "en los últimos lustros la Iglesia ha padecido el dolor de ver que no pocos de sus sacerdotes en todo el mundo mantenían una doble vida: una aparente fidelidad ocultaba conductas siniestras y condenables. La primera reacción ante lo que parecían casos aislados, tal vez bien intencionada, fue ciertamente errónea".

Agrega que "el Papa Benedicto XVI y luego vos mismo encabezaron una tarea difícil y dolorosa para erradicar un mal que estaba más enquistado de lo que al comienzo parecía". En ese sentido, señala que "al inmenso daño que se ocasionó a las víctimas directas del abuso de los falsos pastores, se sumó la insidia de la hipocresía que afectó la credibilidad de la Iglesia".

Luego afirma: "Hace pocos días, un obispo hizo pública una carta pidiendo tu renuncia. La serena actitud que adoptaste ante ese injusto desafío, ha sido un nuevo y enriquecedor testimonio que te agradecemos. Nosotros, tus compatriotas,  creyentes de todas las confesiones o de ninguna, pero unánimemente conmovidos e interpelados por tu prédica, confiamos en vos y  queremos también manifestarte nuestro apoyo y cercanía en estas difíciles circunstancias".

La carta, que fue gestada en el ámbito de la asociación civil Casa Común, que busca difundir el pontificado de Francisco, lleva la firma de sus fundadores encabezados por su presidente y por su secretaria, José Ignacio López y María Laura García Conejero; Omar Abboud, Rodolfo Brardinelli, Víctor Bugge, Juan P. Cafiero, Cristina Calvo, Juan Carr, Carlos Custer, Vicente Espeche, Marcelo Figueroa, Maria Laura García Conejero, Eduardo Lomanto, Jorge Oesterheld, Daniel Panaro, José Maria Poirier, Ana López Reta, Norberto Rodriguez, Adolfo Rodriguez Hertz, Pedro Siwak (+), Abraham Skorka, Nieves Tapia y Washington Uranga.

 

 

Éste es el texto de la carta:

Querido papa Francisco:

Durante los últimos lustros, la Iglesia ha padecido el dolor de ver que no pocos de sus sacerdotes en todo el mundo, mantenían una doble vida: una aparente fidelidad ocultaba conductas siniestras y condenables. La primera reacción ante lo que parecían casos aislados, tal vez bien intencionada, fue ciertamente errónea. El papa Benedicto XVI y luego vos mismo, encabezaron una tarea difícil y dolorosa para erradicar un mal que estaba más enquistado de lo que al comienzo parecía.

Al inmenso daño que se ocasionó a las víctimas directas del abuso de los falsos pastores, se sumó la insidia de la hipocresía que afectó la credibilidad de la Iglesia.

Hace pocos días, un obispo hizo pública una carta pidiendo tu renuncia. La serena actitud que adoptaste ante ese injusto desafío, ha sido un nuevo y enriquecedor testimonio que te agradecemos.

Nosotros, tus compatriotas,  creyentes de todas las confesiones o de ninguna, pero unánimemente conmovidos e interpelados por tu prédica, confiamos en vos y  queremos también manifestarte nuestro apoyo y cercanía en estas difíciles circunstancias.

Casa Común es una asociación civil constituida en 2015 que tiene por propósito producir hechos y acciones que comuniquen el pontificado de Francisco, para contribuir a la expresión plural de cada comunidad frente a un acontecimiento que ha abierto una nueva etapa no solo para la Iglesia Católica.

El grupo fundador de Casa Común está formado por José Ignacio López (presidente), Omar Abboud, Rodolfo Brardinelli, Víctor Bugge, Juan P. Cafiero, Cristina Calvo, Juan Carr, Carlos Custer, Vicente Espeche, Marcelo Figueroa, Maria Laura García Conejero, Eduardo Lomanto, Jorge Oesterheld, Daniel Panaro, José Maria Poirier, Ana López Reta, Norberto Rodriguez, Adolfo Rodriguez Hertz, Pedro Siwak (+), Abraham Skorka, Nieves Tapia y Washington Uranga.