• Director: José Manuel Vidal
América
El Papa, con los miembros del Instituto de Diálogo Interreligioso RD
La calumnia y la tergiversación son formatos de la mentira y la hipocresía, frecuentemente descriptas en los textos sagrados, ya que fueron padecidas por todos los profetas

(Hernán Reyes Alcaide, corresponsal en el Vaticano).- "Ante las cartas públicas que ponen en duda la buena fe del Papa Francisco", el Instituto de Diálogo Interreligioso (IDI) que el entonces arzobispo porteño Jorge Bergoglio impulsó en Buenos Aires en los inicios del 2000, manifestó su "cercanía y apoyo" al pontífice a través de un comunicado.

"El Instituto de Diálogo Interreligioso de Argentina, entidad que tiene como misión promover el entendimiento de los hombres de fe, fomentar la convivencia pacífica y promover la cultura de encuentro, expresa su cercanía y apoyo al Santo Padre Francisco en esta coyuntura en particular, donde es objeto de una campaña de desprestigio que nada dice del Papa y mucho de quienes la impulsan", aseguró la misiva que lleva la firma de los tres directores, el rabino Daniel Godman, el islámico Omar Abboud y el sacerdote Guillermo Marcó.

El comunicado de la institución denuncia, a dos semanas de la publicación de la carta del ex nuncio en Washington Carlo María Viganò que reclamó la renuncia de Francisco, que "la calumnia y la tergiversación son formatos de la mentira y la hipocresía, frecuentemente descriptas en los textos sagrados, ya que fueron padecidas por todos los profetas".

"En la esperanza y la firme convicción que la verdad siempre prevalece, manifestamos la cercanía y el afecto inquebrantable a nuestro inspirador, quien en la misión de impulsar el amor a la humanidad, nos guió hacia la fórmula del diálogo", agregó el comunicado divulgado este jueves desde Buenos Aires.

Por último, antes de recordar palabras críticas del pontífice sobre la "degradación moral" de la encíclica Laudato si', el IDI apeló "a un discernimiento de los hechos desde la realidad".

"Que por medio de la reflexión, la oración y la lectura nos llegue la sabiduría del tiempo para la palabra y del tiempo para el silencio", finalizó la nota.