• Director: José Manuel Vidal
América
Es la hora de los laicos de la Iglesia chilena
Confiamos en las instituciones civiles y en la investigación de la verdad que al mismo tiempo motiva para que las víctimas se atrevan a denunciar

(Laicas y Laicos de Concepción).- Como Laicas y Laicos de Concepción, tomamos conocimiento de los allanamientos a las oficinas de varios obispados, incluyendo al Arzobispado de la Santísima Concepción.

Declaramos nuestro férreo respaldo a las acciones del fiscal Emiliano Arias, para indagar en profundidad los casos de los abusos sexuales contra niñas y niños y de los adultos vulnerables perpetrados por miembro del clero. Abogamos que el derecho y la justicia actúen plenamente en estas situaciones, crímenes que deben sancionarse con toda la fuerza y rigor de las leyes: canónica y civil.

Como laicas y laicos nada que podamos hacer ni el perdón que se pueda pedir van a alcanzar para aliviar esas heridas que sufrieron y que no sirve de nada el perdón sin acción, sin embargo y a pesar de lo anterior, pedimos perdón de manera encarecida por los delitos cometidos al interior de nuestra Iglesia y ofrecemos toda nuestra ayuda a quien lo requiera.

Confiamos en las instituciones civiles y en la investigación de la verdad que al mismo tiempo motiva para que las víctimas se atrevan a denunciar.

Reafirmamos con el profeta Jeremías: "conocer a Dios, es practicar la Justicia"(Jer. 22:16).

Creemos que otra Iglesia es posible con los ojos fijos en Jesús.

- Concepción, 13 de septiembre de 2018

 

 


¿Cómo y desde cuando existe la Red Laicas y Laicos en Concepción?

Es una iniciativa de laicas y laicos que han acompañado a Osorno durante estos tres años más quienes ante la inquietud de un laicado que quiere despertar y ser voz, deciden primero agruparse por una red social, llamada "Laicas y Laicos Concepción" en Facebook, interiorizados de la crisis que nos afecta, y retroalimentarse de otras comunidades de distintas Diócesis que han dado el primer paso, como lo fue en Talca, Santiago, Chillán e Iquique, Antofagasta, Temuco,y por supuesto Osorno más otras redes a lo largo del país que se han ido uniendo, todo esto entrelazados en una Coordinadora de carácter nacional, que se reunieron en la segunda visita con los enviados papales en la Nunciatura Apostólica, además de la participación de encuentros del laicado en estos último días, y que hoy en génesis corresponde al clamor a la respuesta de la cartas del Papa a los obispos y al Pueblo de Dios, que por primera vez se reunió en una asamblea el sábado 21 de julio en la Parroquia Universitaria.

Dicho sea de paso, inédito dentro de la Arquidiócesis ya que es netamente organizado por laicos y laicas. Donde nos informamos y hablamos de nuestra indignación frente a los abusos (toda clase de abusos), y al clericalismo existente en Iglesia, y seguiremos hablando, raíz que envenena y mata desde la cultura del abuso y del encubrimiento, esquema dominante que hoy acuna la estructura eclesial que nunca ha tenido que ver con la lógica del Evangelio, siempre abrazar a las víctimas, decirles aquí estamos, que nunca más solos.

Este tiempo nos interpela a reflexionar sobre nuestro rol como laicas y laicos en la Iglesia, a estar despiertos, lúcidos, siempre con Jesús al centro de nuestras comunidades, acompañados de sacerdotes, religiosos y religiosas, entendiéndose como personas, pero no permitiendo abusos hacia los y las más débiles.

Somos laicas y laicos que pertenecemos a distintas parroquias y movs, grupos, comunidades, autoconvocados ante la realidad interpelante que nos atañe como Iglesia, queremos ayudarnos mutuamente a tener mayor sensibilidad frente al tema, pero también tener más herramientas para llevar adelante en nuestra en la Iglesia.