• Director: José Manuel Vidal
América
Complicidad episcopal en el encubrimiento de abusos en la Iglesia
Collins, sobre O'Malley: "Espero que explique qué pasa. El poder de la Comisión vaticana anti-pederastia de traer un verdadero cambio se está perdiendo"

(Cameron Doody).- Los grupos de presión siempre han sido realidad en la historia de la Iglesia. Y en estos meses que llevamos de la crisis de abusos, aún más. Pero más allá de los grupos que se atreven a criticar al Papa e incluso pedir su dimisión, hay otros que se dedican a cumplir con el mandato evangélico de justicia social, sin hacer tanto ruido. Colectivos como Voice of the Faithful o las Nuns on the Bus en los Estados Unidos, que estos días han vuelto a insistir en la necesidad de transparencia en la Iglesia, por un lado, y en la solidaridad en la política tributaria del país, por otro.

"Es imposible llevar a cabo el encubrimiento masivo de actos criminales sin acceso a grandes cantidades de dinero imposibles de rastrear"

Según informa el National Catholic Reporter, 300 personas acudieron el pasado 6 de octubre a una conferencia que convocó Voice of the Faithful ("Voz de los fieles") para abordar dos temas de máxima actualidad: la respuesta de la Iglesia a los abusos de menores y el uso de los fondos económicos eclesiales. En la conferencia -organizada por un grupo que se formó tras estallarse el escándalo de abusos en la diócesis de Boston reflejado en la película Spotlight- se hizo presente la defensora de las víctimas de abusos Marie Collins, quien volvió a denunciar que la Curia vaticana, con el ex-Prefecto de Doctrina de la Fe, el cardenal Gerhard Müller, a la cabeza, torpedeó el trabajo del grupo anti-pederastia en el que Collins participaba, la Pontificia Comisión para la Protección de los Menores.

"Aún estamos buscando que se hagan las cosas bien", criticó Collins, refiriéndose a las varias propuestas de la Comisión que nunca se pusieron a la práctica, como la creación de un tribunal especial en Roma para los obispos encubridores o el compromiso de que el Vaticano respondiera a todas las cartas que le mandan las víctimas de abusos. Las excusas que ofreció la Curia fueron "ridículas", prosiguió la irlandesa, quien llegó a acusar a algunos oficiales de sabotear el trabajo de la Comisión al negarla dinero y al negarse a registrar sus actas oficiales.

Conferencia de 'Voice of the Faithful'


"Creo que es sincero, pero está siendo inefectivo", afirmó Collins respecto a los intentos del Papa Francisco de ponerle fin a los abusos, sugiriendo que el pontífice aún puede estar recibiendo los mismos malos consejos de sus asesores que le llevaron a criticar a las víctimas del cura pederasta chileno, Fernando Karadima. Pero más inefectivo aún, según Collins, ha sido el presidente de la Comisión, el cardenal Sean O'Malley, a quien culpó del giro del organismo hacia la educación exclusivamente, y no ya tanto en la prevención de los abusos. "Espero que explique qué pasa. El poder de la Comisión de traer un verdadero cambio se está perdiendo", denunció Collins.

Otro ponente en la conferencia de Voice of the Faithful fue Massimo Faggioli, profesor de teología en la Universidad de Villanova, quien abordó el vacío de autoridad en la Iglesia que ha traído consigo la crisis de abusos, a su juicio el más serio desde la Reforma. Un vacío que están llenando lobbies ultraconservadores y ultraliberales -quienes por tener dinero creen que tienen el derecho de dictar el rumbo que debe tomar la Iglesia- y frente a los cuales los fieles más progresistas deben insistir en crear espacios para un verdadero diálogo, tales como los espacios sinodales en los que insiste el Papa Francisco.

En la conferencia, los responsables de Voice of the Faithful también adelantaron datos de la auditoría de las finanzas diocesanas que presentarán a los obispos estadounidenses esta misma semana, y denunciaron que una cuarta parte de las diócesis del país, incluyendo la archidiócesis de Nueva York, no publican informes fiscalizados de cómo se gastan las contribuciones de los fieles. Una falta de transparencia, denunció el grupo, que facilita el encubrimiento de los abusos sexuales, ya que "es imposible llevar a cabo el encubrimiento masivo de actos criminales sin acceso a grandes cantidades de dinero imposibles de rastrear".

Las 'monjas en el bus'


Treinta monjas recorrerán el país en bus para alertar sobre la injusticia de la política fiscal republicana

Si bien los laicos fieles a la Iglesia tienen su voz en el grupo de Voice of the Faithful, las mujeres religiosas tienen la suya en el grupo Nuns on the Bus ("Monjas en el Bus"), quienes esta semana han empezado un giro por todo Estados Unidos para, en sus propias palabras, "descubrir las mentiras en la ley tributaria republicana y pedir cuentas a la gente que la votaron antes de las elecciones de 2018".

Según lo dado por el RNS, las 30 Nuns on the Bus recorrerán de aquí a principios de noviembre un total de 21 estados para intentar "acabar con la mentira no patriótica del individualismo, para a su vez reconocer la verdad constitucional de 'Nosotros, el pueblo'". "Podemos alejarnos de las políticas que dicen que tenemos que vivir en comunidades cerradas y 'proteger lo que tenemos'. No, la verdad es que hay suficiente para todos", dijo la líder del grupo, la hermana Simone Campbell.

"El Papa Pablo VI dijo, 'si quieres la paz, trabaja por la justicia' - y no hay justicia en esta ley tributaria", alertó la demócrata y católica Nancy Pelosi, en la presentación del tour de las religiosas. "No hay justicia económica. No hay justicia social. No hay justicia medioambiental. No hay justicia fiscal", denunció Pelosi.

Las monjas en el bus terminarán su giro por los Estados Unidos con una "Fiesta por el Bien Común" el 2 de noviembre en Mar-a-Lago, el resort de golf del presidente Donald Trump en Florida.