• Director: José Manuel Vidal
América
El obispo John Jenik, auxiliar de Dolan en Nueva York
A pesar de que los incidentes alegados ocurrieron hace décadas, la Junta de Revisión laica ha concluido que las pruebas son suficientes

(Cameron Doody).- Se complican las cosas para el cardenal Timothy Dolan tras las revelaciones exclusivas de RD la semana pasada de víctimas de curas pederastas que le acusan de tapar abusos. El arzobispo de Nueva York ha confirmado que su obispo auxiliar, John Jenik, se retirará del ministerio público y será investigado por el Vaticano a causa de una acusación "creíble y sustanciada" de pederastia en su contra.

"A pesar de que los incidentes alegados ocurrieron hace décadas, la Junta de Revisión laica ha concluido que las pruebas son suficientes" para determinar que la acusación contra Jenik es "creíble y sustanciada", escribió Dolan en una carta hecha pública hoy a los fieles del obispo auxiliar, de la parroquia de Nuestra Señora del Refugio en el barrio del Bronx.

Aunque Dolan no ofreció ningún detalle específico en cuanto a la acusación contra Jenik -auxiliar en Nueva York desde 2014- fuentes consultadas por RD apuntan a que tiene que ver con una relación inapropiada con un joven en la década de los 80. El cardenal Dolan sí precisó, no obstante, que su auxiliar "se ha apartado del ministerio público... mientras esperamos la investigación de Roma", y concretó que el prelado "no puede trabajar ni presentarse como obispo o sacerdote" hasta que termine este proceso del Vaticano.

Por su parte, Jenik ha insistido en que es inocente de la acusación. En una carta a sus fieles, afirmó que aunque tiene el "máximo respeto" por la Junta de Revisión encargada con examinar las denuncias de abusos contra el clero, sigue "negando tajantemente que haya abusado de nadie en ningún momento". El obispo auxiliar también ha expresado su confianza en que el Vaticano, en última instancia, demostrará su inocencia.

Víctimas del supuesto encubrimiento de Dolan de abusos cometidos por el clero, no obstante, han criticado la confirmación del cardenal de la retirada de Jenik, y la han calificado como una "táctica clásica" para desviar la atención. "Es cínico y diábolico", ha declarado la víctima Chris O'Leary a RD. "El cardenal está sacrificando a otros malos para aparentar ser el bueno de la película".