• Director: José Manuel Vidal
América
Los obispos argentinos en la misa de apertura de su asamblea plenaria AICA
Con usted [Francisco] y como usted queremos estar cerca de Jesucristo y de los pobres para amarlos y servirlos como Él y vivir la alegría de la comunión y la unidad

(C.D./AICA).- "Los mártires riojanos son una bendición para la Iglesia en la Argentina", han afirmado los obispos del país reunidos estos días en su 116a Asamblea Plenaria. En una carta al Papa en agradecimiento por la próxima beatificación de monseñor Enrique Angelelli, los sacerdotes Carlos Murias y Gabriel Longueville, y el laico Wenceslao Pedernera, los prelados piden "que la sangre derramada por ellos fecunde nuestro compromiso apostólico y nuestro camino de santidad".

En la misiva, los obispos saludan al pontífice y le expresan su afecto, además de subrayar: "Con usted y como usted queremos estar cerca de Jesucristo y de los pobres para amarlos y servirlos como Él y vivir la alegría de la comunión y la unidad".

Texto de la carta

Queridísimo Padre:

Reunidos en la 116a Asamblea Plenaria del Episcopado argentino, queremos saludarlo y expresarle nuestro afecto fraterno.

Con usted y como usted queremos estar cerca de Jesucristo y de los pobres para amarlos y servirlos como Él y vivir la alegría de la comunión y la unidad.

Queremos agradecerle la comunicación de la próxima beatificación de Mons. Angelelli, los sacerdotes Murias y Longueville, y el laico Pedernera. Los mártires riojanos son una bendición para la Iglesia en la Argentina. Que la sangre derramada por ellos fecunde nuestro compromiso apostólico y nuestro camino de santidad.

Le aseguramos nuestra oración y pedimos su paterna bendición.

En Cristo, Buen Pastor, y bajo la mirada de nuestra Madre la Virgen de Luján.

Firman la carta el obispo de San Isidro y presidente de la CEA, monseñor Oscar Vicente Ojea, y el obispo de Chascomús y secretario general de la CEA, monseñor Carlos Humberto Malfa.

 

 

 


El cardenal Turkson anima al Episcopado a profundizar en la participación ciudadana y la educación ecológica

Mientras tanto, los obispos argentinos recibieron este martes la visita del cardenal Peter Turkson, prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral. Estuvo acompañado por el presbítero Augusto Zampini, colaborador suyo en el Vaticano.

El purpurado vaticano dio detalles del funcionamiento del nuevo dicasterio, que cuenta con una sección especial para la atención a los migrantes, a raíz de que el tema de la movilidad humana es de preocupación permanente del Papa Francisco.

El cardenal Turkson compartió una reflexión sobre la encíclica Laudato si', documento que tiene una notable aceptación en ámbitos no confesionales, científicos y académicos, y lo hizo uno de los textos más leídos y citados del papa Francisco.

Asimismo, compartió tres posibles líneas de acción a partir de este texto pontificio: el diálogo y la participación ciudadana, la educación ecológica y la espiritualidad, todas ellas entrelazadas en forma permanente.

Finalmente, el cardenal Turkson señaló las celebraciones que inspiran el desarrollo humano e integral: Día Mundial de la Paz, Día del Cuidado de la Creación, Jornada Mundial del Enfermo, Jornada Mundial del Pobre y el Día del Migrante y Refugiado.

Durante el diálogo se analizó también la necesidad de llevar este texto a la catequesis para ayudar a la valorización e instrumentación de la ecología integral, con el fin de fortalecer el paradigma del cuidado del medio ambiente.

 

 


El nuevo dicasterio vaticano

En agosto de 2016, el Papa Francisco instituyó mediante un motu proprio el nuevo Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral y nombró prefecto al cardenal Turkson, por entonces presidente del Pontificio Consejo para la Justicia y la Paz.

A partir del 1º de enero de 2017, en ese organismo vaticano confluyeron los pontificios consejos para la Justicia y la Paz, Cor Unum, para la Pastoral de los Migrantes e Itinerantes y para la Pastoral de los Agentes Sanitarios.

"Una sección del nuevo dicasterio expresa de manera especial la solicitud del Papa hacia los migrantes", destacó la Oficina de Prensa de la Santa Sede en la presentación.

"En efecto, no puede haber hoy un servicio al desarrollo humano integral sin una especial atención al fenómeno migratorio. Por ello, esta sección está puesta ad tempus directamente bajo la guía del Sumo Pontífice", subrayó.

Cómo sigue el plenario

Tras la misa de apertura, presidida ayer por el obispo de San Isidro y presidente de la CEA, monseñor Óscar Vicente Ojea, el centenar de prelados continuó con los temas previstos en la agenda.

Se prevé que sigan analizando el tema del sostenimiento económico de la obra evangelizadora de la Iglesia, y que los obispos que participaron del reciente Sínodo sobre los jóvenes hagan un balance de lo actuado.

Las distintas comisiones episcopales tendrán sus reuniones habituales en las que compartirán las acciones pastorales que se vienen realizando.

Según su estatuto, "la Asamblea Plenaria es el órgano primario y principal de la Conferencia Episcopal que expresa de forma particular el afecto colegial de sus miembros" y se realiza dos veces al año.

Están convocados 93 obispos (diocesanos, auxiliares) y 3 sacerdotes administradores diocesanos, e invitados 43 obispos eméritos, el nuncio apostólico, monseñor Léon Kalenga Badikebele, y un obispo electo.

Los obispos pidieron al Pueblo de Dios que "rece por los frutos de este encuentro de sus pastores, y por los frutos de la Iglesia en la Argentina encomendada a ellos".

El cardenal Turkson y el padre Zampini