• Director: José Manuel Vidal
América
Cardenal Brenes
Brenes insistió en que los obispos "no somos monedita de oro" para agradar a todos los sectores de la vida nacional

(Israel González Espinoza, corresponsal de RD en Nicaragua).- El arzobispo de Managua, cardenal Leopoldo Brenes, tildó como "un grupo pequeño de personas" a la autodenominada "comunidad cristiana San Pablo", quiénes en la última semana de octubre fueron la punta de lanza que utilizó el régimen orteguista para atacar a Monseñor Silvio José Báez, obispo auxiliar de Managua.

"Esta es una pequeñita comunidad. No sé cuántos miembros tiene", explicó el arzobispo en una entrevista concedida al portal católico "Con Fervor Católico" que dirige el periodista Lorenzo Vega Sánchez.

El máximo líder religioso católico manifestó que las Comunidades Eclesiales de Base (CEB) que son miembros de la Iglesia Católica han manifestado mediante un comunicado su apoyo a los Obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), a Monseñor Báez y deplorando la actitud de la falsa "comunidad cristiana", que es dirigida por el agitador orteguista Rafael Valdez.

"La gran Comunidad Eclesial de Base han dicho que ellos no simpatizan ni aprueban esto. Esta es una cuestión muy aislada de un pequeñito grupo", enfatizó el arzobispo, quién por primera vez abordó de manera directa la polémica suscitada por la "carta de denuncia" enviada por el grupo que dirige Valdez en la colonia 14 de Septiembre de Managua, dónde contra todas las normas de la Iglesia, exigieron a la Santa Sede y al Papa "enviar a otras misiones" al obispo Silvio Báez.

Brenes confirmó que la autodenominada "comunidad San Pablo" entregó la carta acusatoria contra Monseñor Silvio José Báez en la Nunciatura Apostólica de Managua, sin embargo, el líder religioso manifestó que a la Santa Sede "llega de todo" y que es el Papa Francisco el único que puede tomar decisiones sobre los obispos y la Iglesia Católica.

Tal y como reveló este corresponsal en un reporte periodístico vía redes sociales, la carta contra Monseñor Silvio José Báez, impulsada por el régimen orteguista, recibió 250 mil firmas menos que la recolectadas en el mes de agosto para "exigir justicia" -según el argot oficialista- por los crímenes del "terrorismo golpista"; lo que representó un fracaso en la estrategia gubernamental por intentar minar la imagen del obispo auxiliar de Managua.

Brenes también reveló que Monseñor Silvio José Báez está "orando mucho" y que ha sentido el apoyo de los obispos, sacerdotes y laicos que conforman la Iglesia Católica de Nicaragua.

"Me llama la atención que Monseñor Silvio (Báez) está muy tranquilo. Está orando muchísimo. Y sé que siente la compañía y cercanía de los Obispos, de los sacerdotes y de muchas personas que están orando intensamente con él y esto le da fuerzas (a él)", dijo el cardenal Brenes.

El también presidente de la CEN manifestó que su obispo auxiliar no es un terrorista, tal y como ha sido llamado de forma denigrante por fanáticos e incluso periodistas afines a la dictadura; puesto que Monseñor Báez no posee ambiciones de alcanzar el poder político.

"Yo siento que verdaderamente cuando uno dice ´ ¿Cuál es la definición de un terrorista?´ Aquél que desarrolla acciones para llegar al poder y Monseñor Silvio yo le he preguntado algunas veces si el quiere llegar al poder político y él me ha dicho que no. Entonces ya se descarta toda esa acción", enfatizó el arzobispo de Managua, en las que serían sus declaraciones más contundentes en defensa del obispo Báez.

Brenes insistió en que los obispos "no somos monedita de oro" para agradar a todos los sectores de la vida nacional y remarcó que el Papa toma decisiones inspirado en el Espíritu Santo y no en las acciones que emprenden grupúsculos pequeños.

"Es una costumbre en la Iglesia que las acciones son iluminadas por el Espíritu Santo, no por el deseo de unos o las inquietudes de otros. Yo creo que el Papa se dejará iluminar por el Espíritu", finalizó el cardenal.