Religión
Juan Carlos Cruz
No me extrañaría que alguno de ellos termine en la cárcel y me alegro

Juan Carlos Cruz, una de las víctimas de Fernando Karadima, declaró ayer ante la fiscalía de Rancagua, asegurando tener pruebas en contra de los cardenales Ricardo Ezzati y Francisco Javier Errázuriz.

Cruz manifestó que el fiscal de la causa poseen los antecedentes necesarios que acreditan los encubrimientos de los dos cardenales.

"Los fiscales van a probar que estos hombres encubrían y hacían lo que hacían, y -hablando en lenguaje de ellos- se merecen las penas del infierno y enfrentar a la justicia", sostuvo Cruz, agregando que sería factible que uno de ellos sea encarcelado.

"Por lo que vimos, no me extrañaría que algunos piensen que son inocentes palomas, pero la cantidad de información y pruebas que tiene la Fiscalía es impresionante. No me extrañaría que alguno de ellos termine en la cárcel y me alegro", subrayó.

 

 


 

 

Por su parte, José Andrés Murillo, otro de los afectados por los crímenes del expárroco de El Bosque y quien también fue a declarar ante el fiscal, comentó que los citaron para que hablaran del encubrimiento macro.

"Era un patrón en que los cabecillas de la banda son Ezzati, Errázuriz y varios otros", puntualizó.

Murillo sostuvo además que Errázuriz obstruyó la investigación de cierta forma, lo que quedó refrendado en una carta presentada en una audiencia.

Por último, Juan Carlos Cruz, arremetió con todo en contra de los cardenales, tildándolos de verdaderos delincuentes.

"Están todos imputados, y si bien hay que esperar resolución, en la vida de todos nosotros han sido verdaderamente unos delincuentes criminales. Y no sólo con nosotros, sino que le han destruido la vida a personas... Tenemos amigos que se han suicidado porque esta gente los ha llevado a eso", manifestó Juan Carlos Cruz.

(RD/Agencias)