• Director: José Manuel Vidal
América
Rogelio Cabrera
Una de las cosas que tenemos como tarea es precisamente levantar la estadística, en México no hay un centro de recopilación de información, porque cada obispo es el que enfrenta estos problemas

(C.D./Agencias).- En los últimos nueve años, 152 clérigos mexicanos han sido retirados del ministerio sacerdotal por abusos sexuales. La cifra la dio este domingo el presidente de la Conferencia Episcopal del país, Rogelio Cabrera, quien también reveló que los obispos mexicanos están cumpliendo el mandato del Papa de reunirse con víctimas para escuchar sus testimonios.

El también Arzobispo de Monterrey reveló los números a unos días de participar en el Vaticano en la reunión de obispos y presidentes de las Conferencias Episcopales de todo el mundo, y que será especialmente sobre pederastia clerical. El prelado regio asistirá en su función de presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano.

"Algunos delincuentes sacerdotes están en la cárcel, otros han sido ya suspendidos de su ministerio sacerdotal", expresó en su rueda de prensa dominical.

"En lo que va de estos últimos nueve años han sido retirados del ministerio 152 sacerdotes, algunos, por el tamaño de la culpa, han tenido que ir a la cárcel, algunos ya compurgaron la culpa, otros están todavía haciéndolo".

Fue en septiembre cuando ante escándalos de abusos sexuales por parte de sacerdotes en Chile y Estados Unidos, el Papa Francisco convocó a esta reunión, que será del 21 a 24 de febrero, para adoptar medidas que permitan erradicar esas agresiones.

Aunque no precisó el número de víctimas que hay en el país, Cabrera López dijo que en estos días se ha dedicado a hablar con ellas. También señaló la necesidad de que en cada diócesis de México los obispos trabajen para denunciar penalmente el problema, y que haya un sistema de información de los casos de abusos por parte de sacerdotes.

 


"Una de las cosas que tenemos como tarea es precisamente levantar la estadística, en México no hay un centro de recopilación de información, porque cada obispo es el que enfrenta estos problemas", dijo.

"Nosotros esperamos que después de las medidas que la Iglesia ha puesto de mayor exigencia o tolerancia cero, disminuyan los casos de delitos y que también los obispos se pongan las pilas para poner en orden estas situaciones y, como lo manda la ley, cuando nosotros recibimos una noticia de esta índole, debemos inmediatamente informar al ministerio público".

Sobre los abusos sexuales a religiosas por parte de clérigos, exhibidos a nivel internacional la semana pasada y que el Papa Francisco reconoció que existen, el Arzobispo de Monterrey dijo no tener conocimiento de este problema ni en México ni en Monterrey.

"No tengo yo noticias aquí en México, en Monterrey no he recibido ninguna queja de alguna religiosa", dijo Cabrera López.

"Pero creo yo que terminamos un asunto o al menos tratamos de escudriñar cómo está, primero, el asunto de menores, y desde luego, si alguna religiosa en México, aquí en Monterrey, ha sido molestada por un clérigo, tiene el deber de informarnos a nosotros".