Religión
El arzobispo peruano José Antonio Eguren. EP

La libertad de expresión y sus límites (El arzobispo de Piura denuncia al periodista que reveló los abusos en el Sodalicio).

El arzobispo de Piura, José Antonio Eguren, retiró este miércoles 24 de abril de 2019 una denuncia penal que llevó a una condena en primera instancia por difamación agravada contra el periodista Pedro Salinas, quien reveló los abusos cometidos en la sociedad apostólica Sodalicio de Vida Cristiana (SVC).

En un comunicado, Eguren informó que renunció a mantener la querella, que debía ser aún revisada por una instancia superior, para no afectar a la unidad de la Iglesia Católica.

"La sentencia anticipada ha suscitado una serie de reacciones injustificadas, incluso al interior de la Iglesia, que considero afectan un bien superior como es el de la unidad del Cuerpo Místico de Cristo", señaló.

El arzobispo peruano indicó que su intención al demandar a Salinas era defender su derecho al buen nombre y motivar a una reflexión sobre el valor de la honra de las personas para "evitar que se hagan imputaciones falsas y agraviantes sin más".

Salinas fue condenado el pasado 8 de abril por una jueza de la región norteña de Piura a un año de prisión suspendida (sin ingresar en la cárcel), condicionado al pago de una indemnización de 80.000 soles (unos 24.300 dólares) a Eguren en el plazo de quince días.

El periodista acusó en enero de 2018 a Eguren de encubrir los abusos comprobados que se cometieron de manera reiterada y casi mecánica durante décadas dentro del Sodalicio, sociedad cristiana fundada por Luis Fernando Figari.

Salinas llegó a comparar al arzobispo con Juan Barros, el obispo chileno acusado de encubrir el emblemático caso Karadima, con violaciones sexuales a menores.

Al conocerse la condena en su contra, la Conferencia Episcopal Peruana (CEP) manifestó su apoyo a las investigaciones del periodista y recordó que el papa Francisco "pide enfáticamente priorizar la comprensión y atención a las víctimas de todo tipo de abuso, condenando cualquier tipo de complicidad".

Eguren mantiene otra denuncia por difamación agravada contra la periodista Paola Ugaz, quien investigó junto a Salinas los abusos en el Sodalicio, y para quien ha pedido tres años de prisión y 200.000 soles (unos 60.000 dólares) de indemnización.

Tras conocerse la decisión de Eguren, Salinas declaró que cree que la tomó por "un tema de presiones" al interior de la propia Iglesia Católica, así como de organismos defensores de los Derechos Humanos.

Ugaz confirmó, por su parte, que su caso "sigue en pie", pero ha sido trasladado desde la ciudad norteña de Piura, donde se iba a ver en un principio, hacia Lima.

"Es un alivio lo que ha pasado en el caso de Salinas, luego de la condena en Piura. En mi caso es otra historia, el juicio se reabre en dos semanas en Lima y, a diferencia de Piura, Eguren debe exponer su caso y explicar las razones del por qué se siente difamado por mí", apuntó la periodista.