• Director: José Manuel Vidal
Arte
El mayor regalo
Cuatro películas, una por cada semana, que guiará a los espectadores hacia el mensaje cristiano para acompañarlos así, durante este tiempo de esperanza

(Peio Sánchez).- Comenzando el mes de diciembre, las carteleras de cine ya se visten con el mensaje de Navidad. Con el primer domingo comienza el Adviento, y por ello, desde la sección de Cine Espiritual se propone una selección de películas para vivir este periodo de reflexión. Concretamente, el crítico de cine, Mn. Peio Sánchez, sugiere cuatro películas, una por cada semana, que guiará a los espectadores hacia el mensaje cristiano para acompañarlos así, durante este tiempo de esperanza.

El mayor regalo: Perdón

Para la primera semana, destaca la última película de Juan Manuel Cotelo, El mayor regalo. El director aprovecha cada una de sus producciones para evangelizar, siempre con un tono moderno y cercano. En este caso, la trama presenta un mundo en el que el odio y la violencia están al orden del día y el perdón es más necesario que nunca. Es por ello, que Cotelo explica diferentes historias reales de reconciliación alrededor del mundo: Francia, España, Irlanda, México, Colombia y Ruanda.

A lo largo de la película, cada uno de los protagonistas explicará una historia diferente que tendrá como punto de encuentro la reconciliación. Habrá casos entre amigos, parejas, familiares ... Entre estos, destacan algunos personajes más conocidos como el boxeador francés Tim Guénard o algunos responsables de miles de asesinatos en Colombia, arrepentidos por su pasado. Según se ha dicho, estos contactaron con el director para manifestarle sus deseos de pedir perdón al mundo entero.

El misterio del Padre Pio: Esperanza

También española, es el título que se propone para la segunda semana de Adviento, El misterio del Padre Pio. Este documental del director José María Zavala presenta la vida y trayectoria de uno de los más grandes santos de la historia, canonizado por San Juan Pablo II. Explica la persecución que sufrió en clave de thriller, por parte de algunos miembros de la Iglesia. En este sentido, utiliza testigos y documentos, algunos nunca divulgados. Explica el complot urdido contra su protagonista, el cual tuvo los estigmas de Jesucristo en las manos y los pies durante 50 años.

Según destaca el crítico de cine espiritual, en este caso el documental nos muestra el valor de la esperanza a través de este gran hombre de la Iglesia. De hecho, "él convertía las situaciones de dolor y dificultad en posibilidades de futuro", explica Mn. Sánchez.

El hombre que inventó la Navidad: Fraternidad

La tercera propuesta se centra en el espíritu navideño desde El hombre que inventó la Navidad. Se trata de una producción inglesa, dirigida por Bharat Nalluri sobre Charles Dickens. Concretamente, se centra en el momento cuando éste escribió la famosa novela Cuento de Navidad. Tal como explica Mn. Peio, "se muestra como, desde la óptica de Dickens, la Navidad fue cambiando y transformando su vida", una experiencia que plasmó en la gran obra literaria. Del mismo modo que la novela, la película está llena de humanidad y contiene una excelente colección de valores que la convierten en una buena herramienta de enseñanza. Entre estos el valor de la fraternidad y los vínculos humanos, así como la capacidad de rectificar.

The Grinch: Misterio

Finalmente, la película para los más pequeños llega por la cuarta semana de Adviento con El Grinch. Se trata de una nueva adaptación, esta vez en dibujos animados del cuento original. En este caso, la trama muestra la Navidad como una fiesta rodeada del consumismo y cosas banales. Una fiesta donde la iluminación de las casas y la exaltación de la gente contrasta con el carácter del Grinch. Este, un hombretón que vive apartado de los ciudadanos decide robar la Navidad. Los encargados de proteger la Navidad serán los niños y niñas que uniran esfuerzos para evitar el propósito del Grinch.

A través de esta efeméride, los pequeños descubrirán el significado que tiene el nacimiento de Jesús. Serán conscientes de este verdadero regalo en medio de nosotros y lo más significativo de poder celebrarlo. En este sentido, destaca especialmente el valor del misterio. El misterio de lo que se esconde detrás la Navidad, y el verdadero motivo por el que es motivo de celebración.