• Director: José Manuel Vidal
Diócesis
El arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz
El arzobispo ha valorado el hecho de que no hay situación en donde nuestra vida pueda correr un cierto peligro mientras deambulamos, donde la Guardia Civil no esté como "compañía amiga a nuestro lado"

El arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, ha reconocido el trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado por su "generoso e impagable servicio" en la lucha contra la delincuencia organizada y ha asegurado que, especialmente, en la batalla contra el terrorismo "de cualquier signo e intensidad" como el que se libra "callejeramente" en Cataluña.

Durante la homilía, el prelado lanzó un alegato contra quienes en Cataluña tratan de destruir "la unidad de un pueblo que ha convivido durante más de cinco siglos", con sus altos y bajos.

"Hay cálculos de secesión que no tienen sucesión en el tiempo, y suelen ser los juegos prohibidos de quienes insidian y jalean con mentiras tratando de maquillar intereses inconfesados que deberían terminar confesando ante un juez", dijo el arzobispo durante la homilía.

 

 


 

 

El arzobispo expresaba así su agradecimiento a la Guardia Civil, durante su homilía en la Catedral de Oviedo, en la festividad de la Virgen del Pilar, patrona del Instituto Armado, ante las autoridades militares, civiles y políticas, que hacía extensivo a Policía Nacional y Local.

Sanz Montes ha puesto como ejemplo el valor del gesto del guardia civil asturiano que ha ayudado a las víctimas de las inundaciones registradas en Mallorca, del que ha explicado que "ha emergido con trazas de héroe salvando vidas a manos llenas en la catástrofe natural de Mallorca".

El arzobispo ha explicado que este agente ha sido noticia en los medios de comunicación, pero, al igual que él, han sido muchos los guardias que podrían ser titular en medio de su "callado y abnegado" trabajo de servicio a la comunidad.

Agentes que han pagado el "alto precio" de su vida en la lucha contra la delincuencia organizada, en la batalla contra el terrorismo "de cualquier signo e intensidad, como el que ahora se libra callejeramente en esa querida tierra catalana", ha manifestado en su homilía.

Sanz Montes ha tenido un recuerdo especial para los efectivos del Cuerpo que han fallecido en acto de servicio y por sus familiares.

Además, ha agradecido a la Guardia Civil por "lo mucho y bueno" que sus integrantes hacen desde su particular aportación en beneficio de la "paz, la unidad y la justicia", a favor de la seguridad y como salvaguarda de los momentos de riesgo en carreteras, en montañas y en el mar, ha explicado.

El arzobispo ha valorado el hecho de que no hay situación en donde nuestra vida pueda correr un cierto peligro mientras deambulamos, donde la Guardia Civil no esté como "compañía amiga a nuestro lado".

(RD/Efe)