• Director: José Manuel Vidal
Diócesis
Cardenal Antonio Cañizares en la misa pontificia de la solemnidad de la Inmaculada J. Peiró
Cañizares: Nos gustaría poder convencer a todos de que el reconocimiento de Dios vivo presente en Jesucristo es fuente de vida y de esperanza para quienes se acercan a Él con humildad y confianza" y de que "la fe en Dios une a los pueblos

(Archivalencia).- El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha presidido esta mañana en la Catedral la misa de Pontifical dedicada a la solemnidad de la Inmaculada Concepción, en la que ha pedido a todos: "Dejaos reconciliar con Dios" porque Dios, como María Inmaculada, "son nuestro único centro, garantía de humanidad y libertad".

Igualmente, el Arzobispo ha expresado su deseo de querer colaborar, sinceramente, en "el enriquecimiento espiritual de nuestra sociedad, para la consolidación de la tolerancia y la convivencia, en libertad y justicia, como fundamento imprescindible de la paz verdadera".

Así, "vivir bajo los ojos de Dios como María" es la prioridad de nuestra vida, de nuestro pensamiento y testimonio" y "de ello resulta el trabajo por la paz, por la protección de los débiles, los pobres, el trabajo por la justicia, y el amor", según ha expresado el Arzobispo desde "el respeto a quienes ven las cosas de otra manera", pero "con el ánimo" de ofrecer esta verdad a todos, "que no imponerla a nadie".

"En esta fiesta de la Inmaculada, patrona de España, sólo pedimos libertad y respeto para vivir de acuerdo con nuestras convicciones y para proponer libremente nuestra manera de ver las cosas, sin que nadie se vea amenazado, y sin que nuestra presencia sea interpretada como una ofensa o como un peligro para la libertad de los demás".

No obstante, según ha expresado el cardenal Cañizares, "nos gustaría poder convencer a todos de que el reconocimiento de Dios vivo presente en Jesucristo es fuente de vida y de esperanza para quienes se acercan a Él con humildad y confianza" y de que "la fe en Dios une a los pueblos".

"María trajo la esperanza y la alegría para el mundo entero, por ello, es necesario que salgamos a donde están los hombres para proclamar esta verdad con nuestras palabras y testimonios", ha añadido.

En este sentido, el Cardenal ha hecho un llamamiento a "no avergonzarnos de esto, hermanos, a no callarnos", precisamente en esta humanidad "que padece una quiebra muy grande por el olvido de Dios".

Asimismo, en este día dedicado a la Inmaculada, el Cardenal se ha referido, de manera muy particular, a las que como Ella son mujeres, y ha pedido por todas ellas, en especial, por las que más lo necesitan "para que vivan la grandeza y la dignidad de su ser mujer".

Previamente a la finalización de la eucaristía, concelebrada por el obispo auxiliar de Valencia monseñor Esteban Escudero, por el Cabildo catedralicio y los rectores de los Seminarios Mayor y Menor de Valencia junto a sacerdotes de la Universidad Católica de Valencia, el Cardenal ha impartido la bendición apostólica con indulgencia plenaria.

Coral catedralicia y volteo de campanas en la misa de Pontifical

Durante la celebración de la misa de Pontifical, que ha sido retransmitida en directo a través de la página web de la Catedral de Valencia, ha intervenido la Coral catedralicia y han participado también seminaristas de la diócesis que han ayudado en la liturgia.

Además, este sábado por la tarde, a las 17 horas se celebrarán las segundas Vísperas, la procesión claustral, por el interior de la Catedral, con la imagen de la Virgen María con el Niño Jesús, de plata, del siglo XIV.

Por su lado, la Asociación de Campaners de la Catedral de València ha realizado el tradicional volteo de campanas en la torre del Miguelete compuesto en el siglo XVIII para la solemnidad de la Inmaculada Concepción por el canónigo Teodosio Herrera.

Con este volteo han acompañado el rezo de Laudes y la misa de Pontifical, el sábado, así como el rezo de Vísperas y la procesión que tendrá lugar por la tarde.