Religión
El obispo de Astorga, monseñor Menéndez Agencias
A ese primer expediente se le ha unido un segundo, tras una nueva denuncia por hechos similares, que está siendo investigada desde Astorga

El obispado de Astorga rechaza levantar las medidas cautelares impuestas al sacerdote de Veigamuíños (en O Barco de Valdeorras), Ángel Sánchez Cao, que está apartado de sus parroquias y del ejercicio ministerial desde el pasado día 1.

Y la situación se mantendrá mientras no llegue la respuesta de la Congregación para la Doctrina de la Fe, en el Vaticano, al expediente abierto tras una primera denuncia contra el párroco por supuestos abusos sexuales ocurridos a un menor que estudiaba en el seminario de La Bañeza en 1980.

A ese primer expediente se le ha unido un segundo, tras una nueva denuncia por hechos similares, que está siendo investigada desde Astorga. Como en el caso anterior, las conclusiones serán remitidas al Vaticano para que determine si los hechos denunciados quedan probados, y si corresponde alguna sanción al párroco.

No hay fecha para la respuesta de la Congregación. Cabe recordar que el primer expediente le fue remitido en 2017, sin que haya habido respuesta hasta el momento. Mientras se prolongue la decisión de mantener a Ángel Sánchez Cao lejos de sus parroquias, estas han sido asumidas por el vicario de la zona, Javier Redondo.

Los vecinos, en cambio, reclaman que el párroco regrese. Y defienden su trabajo en la parroquia.

(RD/Agencias)