LoginLogin ClippingClipping SeguidoresSeguidores SeguidosSeguidos DesconectarDesconectar
Religión Digital

Miriam Diez Bosch y Peio Sánchez dirigen los dos postgrados de Blanquerna

Responsable del nuevo posgrado en Comunicación Institucional de Blanquerna

clipping

Miriam Díez Bosch: "Los asuntos religiosos en España son material sensible e inflamable"

“La comunicación institucional eclesial en la era digital es arriesgada y fascinante”

Redacción, 20 de junio de 2012 a las 19:05

Necesitas el plugin de flash para visualizar este contenido

Instala Adobe Flash player

En España cuesta reconocer y valorar el pluralismo, no sólo el religioso. El español no es un ser de matices sino de polarizaciones.
Los postgrados de Blanquerna/>

Los postgrados de Blanquerna

  • Los postgrados de Blanquerna

Iniciativas multimedia en el terreno católico internacional, redes sociales como Facebook, Google Plus, Twitter, el periodismo religioso en los medios generalistas, la televisión y su hostilidad u alianza con temas espirituales... son algunos de los módulos del nuevo Posgrado en Comunicación Institucional y Religión en la Era Digital, una singular iniciativa, única en su género, que nace en Barcelona y empieza a andar en octubre. Hemos hablado con su directora académica, la doctora Miriam Diez.

¿Un posgrado para aprender a utilizar las nuevas tecnologías para comunicar el mensaje religioso?

Es uno de los objectivos, como formar a profesionales para mejorar la comunicación y la imagen pública de las entidades religiosas. Es un posgrado que ayuda a conocer el hecho religioso y su implicación mediática y pretende detectar las claves de la comunicación corporativa tradicional para aplicarlas en un nuevo entorno religioso en el que las nuevas tecnologías reinan. La comunicación institucional eclesial en la era digital es arriesgada y fascinante.

Este posgrado quiere romper fronteras en España e interesar a candidatos de fuera de Cataluña.

Efectivamente, creemos en la fuerza de las acciones colectivas, y si el alumnado, de distintas zonas, crea un grupo con intereses comunes entorno a la comunicación y la religión, se va a constituir una comunidad de personas que se van a ayudar entre sí. El posgrado se realiza en Barcelona un viernes por la tarde y un sábado por la mañana, una vez al mes. Y en junio de 2013 hay una semana intensiva, y en enero 2013 una visita a Roma a las instituciones mediáticas más relevantes. Este grupo de alumnos no es un grupo más de gente que va a unas clases. Son personas con intereses comunes muy marcados: tienen que gestionar la comunicación en obispados, editoriales, congregaciones, asociaciones... o son periodistas con un interés en el mundo de la cultura y la religión que desean tener más claves de lectura del hecho religioso. Estar unidos más allá de las clases, crear lazos entre ellos, es fundamental, porque en el mundo de la comunicación institucional religiosa hay soledad y gente aislada que no tienen referentes. Y esto se puede paliar con más contacto con personas que tengan que lidiar con los mismos problemas. Pensamos que en España falta más fraternidad profesional entorno a estas temáticas, más comunicación y comunión entre la gente que se dedica y se interesa por estas cuestiones. Y por esto traemos a profesores de Roma, de Madrid, de Barcelona...

¿El Observatorio, y este posgrado, abarca todas las religiones, con atención especial al catolicismo por su especial relevancia social?

Partimos del cristianismo y especialmente del catolicismo por su presencia y notoriedad en nuestro contexto. Pero la mirada se amplia, evidentemente, a otras manifestaciones religiosas y también a las tendencias no creyentes. Es importante tener en cuenta el factor areligioso creciente.

No es posible analizar la presencia de la religión en un programa de televisión, por ejemplo, si sólo se piensa en la religión: se tiene que tener en cuenta la indiferencia, la crispación, la adversión incluso al hecho religioso. Todo forma parte de nuestro interés.

Pero la relevancia social del catolicismo no la vamos a minimizar: partimos de nuestro contexto y si observamos no podemos cerrar los ojos a lo que la mirada primera ve, y es el poso católico -y sus manifestaciones en contra- en el tejido social.

Por otra parte, en la presentación del Observatorio tuvimos un eco positivo por parte de la comunidad musulmana y judía, que ya desde nuestros inicios se interesan por nuestra labor. Seguimos su presencia digital y sus iniciativas en el campo de los medios y la cultura.

Además, es interesante notar cómo el Observatorio, el Posgrado... llaman la atención a instituciones, departamentos universitarios, centros de cultura... fuera de las fronteras españolas. Hay un evidente interés internacional en estas cuestiones de medios, religión y cultura.

¿Esta normalizada la 'cuestión religiosa' en España?

Los asuntos religiosos en España son material sensible e inflamable. Hay mucha susceptibilidad entre varios sectores. Está todavía el recurso facilón anticlerical, el regusto amargo de personas que han tenido experiencias negativas en relación a la religión -no sólo la católica-, y esto pesa. Tenemos momentos de efervescencia en los que parece que la religión goza de buena salud y momentos de retrocesos significativos. No, no creo que esté normalizada esta cuestión, todavía es anómala y no se sabe bien qué hacer con ella en el ámbito público.

¿Nos cuesta a los españoles reconocer y valorar el pluralismo religioso cada vez más visible en nuestro país?

En España cuesta reconocer y valorar el pluralismo, no sólo el religioso. El español no es un ser de matices sino de polarizaciones. Y esto puede ser positivo en algunos momentos determinados para defender algunas posturas, pero no para entender la de otros. Estamos en un contexto en el que necesariamente tenemos que esforzarnos por comprendernos mejor, explicarnos mejor y también entender las razones de los otros. Y no somos un ejemplo mundial en la gestión de la diferencia, aunque hay indicios que se está trabajando bien.

En el posgrado tienen a pesos pesados de la comunicación y la Iglesia. ¿Ha sido fácil contactarles?

Tenemos a más de 30 profesores entre profesionales de la comunicación, analistas del hecho religioso, encargados de comunicación institucional, portavoces, vaticanistas... todos los que aparecen en nuestro programa se entusiasmaron con la idea y no durarono en darnos su adhesión. Contamos con vaticanistas como Luigi Accatoli, del Corriere della Sera, Paloma Gómez Borrero, de Cope, Jesús Colina, presidente de Aleteia y de H2o, monseñor Enrique Planas, impulsor de los Espacios de Estudio y ex delegado de la Filmoteca Vaticana, María Paz López, presidenta de la Asociación Internacional de Periodistas de Religión, Leticia Soberón, consultora del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales, Isidro Catela, director de la oficina de Información de la CEE, Juan Rubio, director de Vida Nueva, Marc Carroggio, profesor de la Universidad de la Santa Cruz, Josep Lluís Micó, codirector del Digilab, Jordi Llisterri, director de Catalunyareligio.cat...

¿Cuál es su sueño con esta iniciativa académica del Posgrado?

Dignificar la información religiosa, proporcionar las herramientas necesarias para que la gente que dedica su tiempo y su vida a estos asuntos no se sienta sola y crear un seminario permanente de personas, que desde varias zonas, reflexionan y mejoran la identica y la imagen de la Iglesia.

Más información sobre el Observatorio y el Posgrado en jordist@blanquerna.url.edu

 



facebook

Periodista Digital, SL CIF B82785809 - Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@periodistadigital.com | Copyleft 2000