• Director: José Manuel Vidal
España
Las inmatriculaciones de la Iglesia, a debate

(Jesús Bastante).- Hasta 31 catedrales (entre ellas, la mezquita de Córdoba, o los templos mayores de San Sebastián, Valladolid, Granada o Málaga) podrían ser reclamadas por el Estado como falsas inmatriculaciones a nombre de la Iglesia, según ha apuntado el Ejecutivo en una respuesta parlamentaria.

Tal y como ha adelantado la Ser, el Gobierno está dispuesto a reclamar a la Iglesia Católica "los bienes de dominio público" inscritos a su nombre amparándose en una la Ley Hipotecaria franquista y en la posterior reforma del Gobierno de José María Aznar de 1998, y que perduró hasta 2015. Una norma que daba a los obispos la capacidad de registrar, como notarios, propiedades públicas sólo diciendo que eran suyas. Así se hizo con, por ejemplo, la Giralda de Sevilla, la Mezquita de Córdoba o la Seo de Zaragoza, sí como con una treintena de catedrales y varias decenas de bienes de interés cultural.

¿Cuántas son? Todavía no se sabe, pues el Registro todavía está efectuando el listado de bienes inmatriculados entre esas fechas. Sólo después, será la Dirección General de Patrimonio quien decida cuáles de esas propiedades son propiedad del Estado, como bien público, y cuáles efectivamente pueden seguir registrados a nombre de la Iglesia.

 


La Mezquita de Córdoba

 

El ministerio de Justicia ya avanzó que la lista se haría pública y ahora añade que está dispuesto a utilizarla para reclamar los bienes del Estado registrados irregularmente. En una respuesta parlamentaria del pasado 5 de septiembre al diputado socialista Antonio Hurtado, a la que ha tenido acceso la SER, el ministerio de Justicia señala que "la Constitución española consagra los principios de inalienabilidad, imprescriptibilidad e inembargabilidad de los bienes de dominio público".

Esto quiere decir que, "si a pesar del control por parte del Registrador, hubieran accedido a registro como bienes de propiedad privada bienes que efectivamente lo son de dominio público, deberá procederse a la correspondiente depuración física y jurídica". La decisión "correspondería a la Dirección General de Patrimonio del Estado y no al Ministerio de Justicia decidir si al Estado corresponde algún derecho sobre dichos inmuebles, sometido todo ello a la tutela judicial efectiva".

Preguntado por la Ser, Antonio Hurtado estima que en esta categoría encajan la Seo de Zaragoza o la propia Mezquita de Córdoba: "Siempre han sido considerados bienes de dominio público por lo que, hasta que lo hizo la iglesia católica, nunca habían sido inscritos en el registro al ser innecesario según la propia ley. No se debería haber admitido por parte de los registradores de la propiedad su inscripción a nombre de la iglesia".

Para Hurtado, "la alternativa más rápida, correcta y adecuada sería la renuncia por parte de la iglesia católica a todos los bienes de dominio público que hayan sido inmatriculados", pues de lo contrario, los pleitos empantanarían el sistema jurídico español.

Aún no hay datos, aunque se estima que, en el período entre 1998 y 2015, la Iglesia católica pudo inscribir a su nombre entre 40 y 60.000 bienes.

La Seo de Zaragoza