• Director: José Manuel Vidal
España
La Conferencia Episcopal Española pide "despolitizar" el destino de los restos de Franco RD
Los obispos se mostraron dispuestos a negociar sobre si la clase de Religión es o no evaluable, y lamentaron que la ministra aún no les haya recibido

(Jesús Bastante).- La Conferencia Episcopal "no tiene competencias" sobre el enterramiento de Franco. "Ni un departamento de defunciones. Los muertos no tienen carnet político, nosotros rezamos por el difunto. No hay un tribunal en este sentido", subrayó el portavoz de la Conferencia Episcopal, José María Gil Tamayo.

El secretario general, preguntado sobre la posibilidad de que los restos del dictador acaben en la cripta de La Almudena una vez sacados del Valle de los Caídos, se limitó a apuntar que la cuestión "es competencia del Arzobispado de Madrid", e hizo un llamamiento a la "despolitización" del asunto. "La Iglesia no puede negarle ese derecho a un cristiano, si la familia tiene un derecho adquirido", recalcó Gil Tamayo, quien añadió, como ya había hecho el cardenal Osoro, que "si la familia decide enterrarlo ahí, no puede oponerse", añadió.

Sobre las inmatriculaciones de bienes por parte de la Iglesia, el portavoz apuntó que los obispos "tenemos el deber de defenderlos, y la responsabilidad de transmitirlos, para beneficio y disfrute del pueblo español, por un deber constitucional". Para Gil Tamayo, los bienes de la Iglesia "están puestos a disposición de toda la población española", por lo que "exigimos que el Estado ayude en la conservación" de los mismos.

 

 

El portavoz sí anunció que "si pasamos a la usurpación, a la nacionalización, a la desamortización, sí defenderemos nuestros derechos". "Estamos muy seguros al amparo de la ley", añadió Gil Tamayo, quien denunció las "querencia ideológicas decimonónicas" que, en su opinión, se esconden detrás de los intentos de cuestionar la titularidad de la Iglesia. "Ya está bien, son cuestiones muy añejas. En el campo político de la izquierda, es necesario que estos temas tengan una adecuación democrática y no añoranzas decimonónicas".

Respecto a la educación, el secretario general se mostró dispuesto a negociar sobre la evaluabilidad de la clase de Religión, aunque lamentó que la ministra de Educación aún no les haya recibido, pese a múltiples requerimientos por parte de la Iglesia. Al tiempo, pidió "huir del campo de las ideologías" en esta materia, y "respetar la libertad religiosa y el derecho de los padres" a que sus hijos reciban Religión en la escuela.

"Lamentamos que este tema sea un asunto vuelto a traer desde un posicionamiento político, como distracción de otras cuestiones que son más importantes, como el grave problema de la falta de concierto, de pacto educativo. Por desgracia, las fuerzas políticas no terminan de ponerse de acuerdo", criticó Gil Tamayo, quien denunció "un planteamiento ideológico fijo en materia de libertad religiosa" por parte de algunos grupos políticos. "Es un tema artificial, más movido por interés ideológico que por necesidad".

 

 

Finalmente, y sobre la pederastia, el portavoz lamentó que la Iglesia esté "sólo en las páginas de sucesos", reivindicando que "la inmensa mayoría" de los 18.000 curas españoles "está entregada". "No se puede poner un ámbito de sospecha sobre un colectivo".

Tras reseñar que "más de 90% de estos delitos se dan en otros grupos sociales", el portavoz asumió que "un solo caso ya sería muy grave, por lo que representamos y por el mensaje que queremos transmitir". "Estamos y estaremos para preservar la Iglesia como ámbito seguro para la infancia", aseguró Gil Tamayo, quien apuntó la posibilidad de presentarse para un nuevo mandato como Secretario General: "Es posible, y yo estoy a disposición de lo que digan los obispos".