• Director: José Manuel Vidal
España
El acusado se declara inocente y asegura que lleva "2.669 días sufriendo" por falsas acusaciones Agencias
Nunca se contradice. Hay cosas en las que se confunde, equivoca o olvida, pero siempre en lo circunstancial, porque en lo traumático no se olvida en absoluto de las vivencias

(J. B./Agencias).- "Es imposible e inverosímil que un niño de 12 años invente que han abusado de él, mantenga ese relato con coherencia hasta ahora, que tiene 22 años, y que siga sufriendo tanto". El psiquiatra de 'Asier', el joven denunciante del 'caso Gaztelueta', otorgó ayer total veracidad al relato del chico.

Iñaki Viar, quien trata desde hace 7 años al joven, desmontó todas las tesis de la defensa de JMMS, incluyendo la de una perito psiquiátrica que argumenta que declara "bajo la sugestión e influencia", aunque admite que "no miente de forma deliberada" y, sobre todo, que jamás ha visto al chico ni ha podido examinarlo personalmente.

Viar ha afirmado que su relato le pareció "absolutamente verídico desde el principio" y ha asegurado que sigue sin tener "ninguna duda" porque "nunca se contradice. Hay cosas en las que se confunde, equivoca o olvida, pero siempre en lo circunstancial, porque en lo traumático no se olvida en absoluto de las vivencias".

 

 

"Pasó de una vida más o menos feliz, de jugar en el equipo de fútbol como titular, sacar unas notas bastante adecuadas y de tener algunas amistades, a convertirse su vida en un infierno, viviendo atemorizado por los alumnos y por el profesor", recalcó el psiquiatra, quien calificó de "terrorífico" que "un muchacho vaya a estar durante dos años sometido a la llamada de su tutor y autoridad para que vaya al despacho y le haga estas prácticas sexuales".

Por su parte, la perito de la defensa, María José Martínez Arévalo, ha reconocido que es un caso "muy complejo" y resulta "imposible saber qué es lo que pasó". No obstante, ha admitido que no ha examinado personalmente ni ha mantenido encuentro alguno con el joven y que ha elaborado su hipótesis tras visionar en vídeo las declaraciones judiciales. Hasta el perito de la defensa considera "demostrado" que sus compañeros le acosaron de forma presencial y a través de las redes sociales, pero que los abusos sexuales "están por demostrar".

Todos los peritos que han declarado rechazaron de plano la idea del "delirio o del relato inventado", y han destacado el "gran daño" que supuso para el niño que "su abusador utilizara la técnica de ridiculizarle ante sus compañeros y de aislarle socialmente", y que ese sufrimiento y angustia "le han marcado" hasta la actualidad y provocaron en su momento que el menor y su familia se trasladaran a vivir fuera del País Vasco.